Ante la escasez de vehículos el mantenimiento es la solución

Con el objetivo de compartir buenas prácticas y mejorar el ecosistema de los negocios, hace 7 años surgió la Asociación Mexicana de Administradores de Flota Automotriz (AMAFA), hoy presidida por Jaime Bringas, quien también es Fleet y EHS Manager de Philip Morris.

En entrevista, señaló que actualmente el problema de la disponibilidad de los vehículos ha generado que las empresas busquen estrategias para contrarrestar la situación.

“Nuestros colegas en otros países están padeciendo lo mismo, sí hay un desabasto de microchips, lo vemos en los autos porque es nuestro giro, pero hay desabasto de muchas otras cosas, celulares, computadoras, etc., esto ha provocado un alza de precios nunca antes vista, porque no hay chips”, dijo.

Tan sólo un automóvil requiere de aproximadamente 100 chips.

La situación, lejos de mejorar, se ha complicado debido al conflicto entre Rusia y Ucrania, pues este último representa cerca del 70% de las exportaciones globales de gas neón purificado, que se utiliza para los láseres que graban los patrones de los semiconductores. Y más de 90% del neón utilizado por la industria de chips de los Estados Unidos procede de Ucrania, según información de TrendForce.

“Estamos viviendo otra ola de desabasto de vehículos, es un tema complejo que nos ha llevado (como Asociación) a maximizar los recursos con los que contamos. Por ejemplo, un auto sedan en las empresas tiene una vida útil de aproximadamente 4 años, hoy por las condiciones, tenemos que hacer que el coche extienda su vida, manteniéndolo en las mejores condiciones con una buena administración de flota” abundó.

Además, compartió que la Asociación ha buscado alternativas como el alargamiento de los planes de arrendamiento por tiempo indefinido, porque no hay disponibilidad de vehículos.

“Llegan coches, pero no son suficientes, la oferta y demanda es dispar”, anotó.

A su vez, las empresas o personas que compran el vehículo se ven obligadas a conservarlo y llevar una adecuada administración del recurso, porque “un coche más viejo necesita mayor mantenimiento, es necesario cuidar los gastos y alinearlos a los presupuestos de cada empresa o individuo”, dijo. En ambos casos una de las repercusiones más graves es en el tema de seguridad vial, porque un coche viejo es más riesgoso.

En opinión del presidente de la AMAFA, la escasez de vehículos continuará al menos por otro año, independientemente de la marca. Lo que tendrá un efecto de cuello de botella a mediano plazo. “Hoy se siguen robando coches, sigue habiendo coches de pérdida total en accidentes de tránsito, hay otros que ya no se pueden reparar, aunque alargues tu contrato de leasing o hagas lo que tengas que hacer, el coche ya no existe y se necesita el remplazo, esto es un problema”, aseguró.

Para el Fleet y EHS Manager de Philip Morris otra gran repercusión es la proliferación del mercado negro de autopartes, “el robo va a incrementar porque los coches que están circulando necesitan refacciones y con esto puede detonarse un alza en la delincuencia”, apuntó.

Estrategias

Desde su experiencia, Jaime Bringas dijo que para hacer frente a la escasez de vehículos y contrarrestar los efectos negativos del envejecimiento de la flota hay que invertir en mantener los vehículos en las mejores condiciones, “la clave es invertir para que los activos tengan más durabilidad, de lo contrario ese auto va a tener más problemas. Es importante decir que el mantenimiento de las unidades se tiene una respuesta positiva para tener menos riesgos en seguridad vial y para el conductor”, señaló.

Anotó que la Asociación está trabajando en conjunto con la National Vehicle Leasing Association (NVLA) un programa de certificación de Fleet Manager. Hoy la flota de los agremiados a la AMAFA ronda entre 50 mil y 60 mil vehículos, con una edad promedio de 2.5 años, “estratégicamente la renovación tiene que ser entre 3 o 4 años, para mantener las flotas jóvenes y seguras”, concluyó.

Comenta y síguenos en Twitter: @Liznomas / @GrupoT21

T21