Inflación impacta a la industria de pesados

La Asociación Mexicana de Distribuidores de Automotores (AMDA) compartió la proyección de ventas al menudeo para el 2022 que se coloca entre las 34 mil 557 y 35 mil 491 unidades.

La variación anual esperada, con base en estos datos, se encuentra entre un 10% y un 12.9 por ciento. Esta cifra, según aclara el organismo, está basada en supuestos a tasa anual: PIB manufactura (8%), precios (5.2%), inversión fija bruta (3%); cabe resaltar que este ajuste considera la restricción de inventario que se experimentaría a lo largo del año.

Cristina Vázquez, coordinadora de Estudios Económicos de la AMDA, aduce que la inflación, que según datos del Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC), se ubicó en 7.65% en mayo pasado, si estaría jugando un papel importante en la venta de las unidades, derivado de los costos que estas podrían llegar a tener a lo largo del año.

Si bien reconoció que la AMDA no cuenta con indicador mes a mes del precio de los vehículos pesados, paralelizó que en el caso de los automóviles la inflación fue de 8.89%, “lo que observamos en ambos casos (inflación general e inflación de los automóviles) es que se mantienen los niveles, por fortuna no se han incrementado en mayor medida, sin embargo, claramente estos niveles tanto generales como propiamente de los automóviles tienen un impacto importante general en términos económicos", dijo.

"En los modelos que tenemos, tanto para ligeros como para pesados, incorporamos como una de las variables de seguimiento justamente la inflación general y sin duda tendrá una repercusión, sin embargo, es destacable que la situación en cuanto al retraso en la entrega de unidades y el tema de cuellos de botella que todavía están presentes en el mercado, de alguna forma son los factores principales de incertidumbre que estarían explicando el desempeño de las ventas hacia los siguientes meses, sin descartar que el tema inflacionario es de relevancia”, abundó.

Por su parte Miguel Elizalde, presidente ejecutivo de la Asociación Nacional de Productores de Autobuses, Camiones y Tractocamiones (ANPACT), expuso que desde hace tiempo las armadoras se han enfrentado a diversos retos, “por ejemplo, el tema del acero se ha incrementado y es parte fundamental de los insumos (para la producción de unidades)”.

Señaló también que el rompimiento de las cadenas logísticas es otro factor que afecta los costos de producción que finalmente podrían impactar el precio de las unidades. Refiriéndose también al costo del transporte que se ha incrementado hasta 20 veces, según informó el ejecutivo.

“Sí se están elevando los costos y la materia prima, esto es parte de lo que está sucediendo. Lo que necesitamos en cierta forma es fortalecer la cadena de proveeduría, buscar los costos más competitivos”, de la mano del conocido nearshoring, dijo.

Destacó que los incrementos de los costos de producción de una u otra forma repercuten en el producto final, “esperamos que esto se vaya regularizando”, y anotó también que estos temas son independientes de los macroeconómicos y de inflación.

Comenta y síguenos en Twitter: @Liznomas / @GrupoT21

T21