Dignificación ante falta de conductores

En 2015, México contaba con 318 mil 044 personas ocupadas en el autotransporte de carga. Ese año se registró la mayor cantidad de conductores dentro del periodo 2013-2020 que ofrece el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi). A partir de ahí los números han ido en picada. A 2020 el número de operadores habría caído un 34.8% contra 2015.

Las estimaciones de la Cámara Nacional del Autotransporte de Carga (Canacar), el mayor organismo que agrupa a los transportistas del país, indican que existen alrededor de 50 mil vacantes de trabajo para conductor que no se han podido ocupar por múltiples factores –como la inseguridad, la variación en los salarios y la falta de infraestructura y capacitación- que han complicado esta búsqueda o que incluso han desalentado a las nuevas generaciones a considerar la profesión.

Sergio Hernández, director de Capital Humano de Alianza Trayecto (No. 1 del Top 100 del Autotransporte), confirma esta situación y señala que incluso la “satanización” de la profesión de conductor del autotransporte también está afectando la tarea de atraer nuevos talentos.

Otro factor en esta fórmula es la incertidumbre en la consistencia de viajes que afecta el salario de los conductores. Y claro, la fuga de operadores hacia Estados Unidos, ya que ninguna línea de autotransporte mexicana compite con los salarios que ofrecen sus pares en el vecino del norte.

Datos obtenidos por T21 refieren que, en cuestión salarial, los conductores de torton o rabón reciben en promedio al mes entre 10 mil y 17 mil pesos; en el caso de tractocamión sencillo el pago se ubica entre los 17 mil y 25 mil pesos; para el caso de la configuración doblemente articulada se coloca entre los 25 mil y hasta 40 mil pesos mensuales.

A su vez en ciertas áreas de los Estados Unidos la oferta laboral inicia en los 0.50 dólares por milla hasta los 0.60 dólares; asimismo algunas empresas ofrecen bonos que oscilan entre los mil 500 y hasta 5 mil dólares al firmar.

Si quieres continuar leyendo el presente texto visita la versión electrónica de la edición de junio de la revista T21. 

Comenta y síguenos en Twitter: @Liznomas / @GrupoT21

Banner