Complemento Carta Porte, una oportunidad para la digitalización

Los integrantes de la industria del autotransporte tienen el reto de digitalizarse o “morir” en el camino. Esta tendencia, que ya se exigía con mayor urgencia en la última década, tomó una mayor relevancia con la implementación del complemento Carta Porte (CCP) en México.

Aunque el Servicio de Administración Tributaria (SAT) ha ampliado en varias ocasiones el periodo de transición para emitir facturas electrónicas (CFDI) con el CCP sin sanciones o multas por errores u omisiones -en la última ocasión lo pasó hasta el 30 de septiembre de 2022-, las empresas transportistas, los usuarios de la carga, así como los intermediarios logísticos están obligados a realizar este trámite desde el 1 de enero de este año, ya que otras autoridades competentes pueden realizar las revisiones correspondientes en carretera, llámese Guardia Nacional o Secretaría de Infraestructura, Comunicaciones y Transportes (SICT).

Esta nueva exigencia ha evidenciado una disparidad en los modelos de trabajo de los transportistas, en momentos en que la emisión del CCP requiere más bien de una homologación de la información y su transmisión para la agilización de los procesos, tanto en el vaciado de datos como de la salida misma de las mercancías a sus destinos.

“[Sin embargo], vemos esta regulación positiva para el tema de formalización en el sector para el tema de comenzar la digitalización en el sector que eventualmente con la adopción de todas las partes va a ayudar a incrementar eficiencias que van a ser eficiencias para la logística”, comentó en entrevista Luis García, jefe de relaciones con transportistas de Nuvocargo.

En ocasiones las empresas han tenido que frenar las salidas de las unidades pesadas ya con la mercancía arriba de sus cajas, al no contar con el CFDI y su CCP por la falta de agilidad o de los propios sistemas para su emisión oportuna, lo que genera tiempos de respuesta lentos con sus clientes (empresas dueñas de las mercancías).

Esta plataforma tecnológica ha buscado agilizar los tiempos de respuesta para la generación de los CCP, con una herramienta con la cual solicitan la información a las empresas que van a enviar sus mercancías y, a su vez, la transmiten a los transportistas, quienes a última instancia son los obligados a emitir el CFDI de Ingreso cuando son contratados para sus servicios.

“No hay mucha estandarización [en el sector del transporte], entonces distintas líneas de transporte tienen distintos formatos o distintos esquemas que quizás están hechos basados en sus sistemas de facturación. Parte de lo que hemos hecho es generar herramientas internas para conectarlo más fácilmente en sus formatos específicos, y transmitirle la información de una manera que les facilitemos su proceso de generar la factura del CCP, eso es donde hemos logrado estar activamente”, dijo.

Nuvocargo es una compañía que ha desarrollado la tecnología específica para que en una sola plataforma digital un importador o exportador tenga la posibilidad de hacer llegar la mercancía a su destino final, esto bajo una oferta de transporte que se inscribe en su sistema para recibir órdenes de traslado. Además, su modelo de negocio también lo ha llevado a ofrecer seguros de carga y hasta financiamientos.

Su potencial de negocio lo ha instalado exclusivamente en los movimientos de mercancías entre Estados Unidos y México, donde existen corredores industriales que requieren de una oferta de transporte de calidad.

Comenta y síguenos en Twitter: @EnriqueDuRio / @GrupoT21

Revista T21