Todo Riesgo Transporte (TRT), aliado en la atención y prevención de riesgos

El transporte es una actividad de alto riesgo en México en donde las micro, pequeñas, medianas y grandes empresas dueñas de flotas vehiculares, incluso los propios usuarios del transporte, presentan constantemente necesidades operativo-administrativas relacionadas con la seguridad vial y patrimonial, que requieren de un conocimiento holístico para resolver cualquier obstáculo que se presente en el camino.

Desde hace 20 años un sistema integral de atención de riesgos al transporte ha venido adquiriendo una mayor madurez y experiencia para presentarse hoy en día bajo el concepto de Todo Riesgo Transporte (TRT), un servicio de cobertura único en el mercado mexicano desarrollado por Logistics Assistance Group.

Hasta agosto de 2021 un total de 189,178 permisionarios operaban 1,182,334 unidades de carga en el país, de acuerdo con los datos más actualizados de la Dirección General de Autotransporte Federal (DGAF), de la Secretaría de Infraestructura, Comunicaciones y Transportes (SICT). A pesar de la crisis económica global en la cual México ha estado inserto, en mayor medida por los efectos de la pandemia por COVID-19, el sector del transporte de carga ha mostrado una tasa de crecimiento a un ritmo constante en los últimos años, tanto en el número de nuevas empresas, incluyendo las dedicadas a la última milla, así como en unidades pesadas y equipo de arrastre que se suman a la actividad.

Sin embargo, el potencial de desarrollo de esta industria en ocasiones se ve opacado por una serie de elementos que provocan que las empresas pierdan oportunidades de negocio que se presentan en el mercado. “Para que puedas interactuar de una forma rentable tienes que hacerlo con perspectiva de riesgos”, asegura en entrevista Enrique Beltrán, CEO de Logistics Assistance Group. Lo anterior debe acompañarse de una comprensión de factores esenciales como innovación, profesionalización e inversión. “Entendemos que las verdaderas pérdidas del sector transporte están en todos aquellos riesgos que en su gran mayoría no son asegurables”, afirma.

La realidad está en los números. El 65% de las pérdidas que se generan en las empresas de transporte, al momento en que se materializan los riesgos, son siniestros que las compañías aseguradoras no incluyen en una póliza, es decir, cuando una unidad se involucra en ciertos paros no programados –stoppers- como accidentes de tránsito, robo de un vehículo con carga, una falta administrativa por un tema de pesos y dimensiones, por ejemplo, o incluso la comisión intencional de un delito con un vehículo (transporte de sustancias ilícitas o personas inmigrantes) por un mal colaborador y que involucra directamente a la empresa. Una incorrecta administración de estos eventos ante las autoridades correspondientes puede generar que una unidad esté detenida un promedio de 45 días y una pérdida de 7,000 pesos diarios por su costo de oportunidad, entre otros gastos relacionados y el tiempo destinado para ello.

Para conocer más sobre la oferta de valor que Todo Riesgo Transporte (TRT) presenta en el mercado mexicano, te invitamos a revisar la revista T21 en su edición de abril de 2022, solo da clic aquí para abrir la versión digital.

Comenta y síguenos en Twitter: @GrupoT21