Electrificación en el transporte requiere competencia en mercado energético

La comercialización de vehículos de autotransporte en México está concentrada en casi su totalidad en motores a diésel, y dentro de ello, los que emplean diésel de ultra bajo azufre (DUBA) son el menor volumen.

En días recientes, se realizó el lanzamiento del Grupo de trabajo México - Estados Unidos para la electrificación del transporte, iniciativa de al Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) y la Alianza México de la Universidad de California.

En el marco de esta reunión, Miguel Elizalde, presidente ejecutivo de la Asociación Nacional de Productores de Autobuses, Camiones y Tractocamiones (ANPACT) planteó la necesidad de lograr los instrumentos financieros adecuados, el desarrollo de infraestructura y los recursos que permitan la adopción de tecnologías más limpias, esto bajo un esquema de energías competitivas.

En la conferencia mensual conjunta con la Asociación Mexicana de Distribuidores de Automotores (AMDA), Elizalde Lizarraga expuso que este grupo de trabajo está compuesto por la triple hélice en donde participa la iniciativa privada, el sector educativo y los gobiernos; con el objetivo de lograr cadenas de valor fuertes y que permitan a Norteamérica consolidarse como una región sólida en esta materia.

Como dato, preciso que mientras en California están contemplando alcanzar más de 100,000 puntos de recarga para vehículos ligeros y pesados, en México no se tienen más de 20. “Al respecto de la discusión de la reforma eléctrica, puedo decir que estamos a favor de la electrificación del transporte y de la presentación de propuestas innovadoras”, aseveró el presidente de ANPACT.

En tanto, Guillermo Rosales, presidente ejecutivo de AMDA enfatizó que la electromovilidad no es un tema de moda, sino de reducir el impacto ambiental, para lo cual se requiere no sólo la disponibilidad de energías menos contaminantes en términos de calidad, sino de precios competitivos, “debe ser una condición que exista la competitividad en precios y seguridad del abaste, así como garantizar que sean fuentes renovables”.

Ambos directivos precisaron que el avance que México tenga en esta materia, será factor para el fortalecimiento de la región y con ello, poder ser más competitivos que otras zonas del mundo, detonando con ello una mayor capacidad de atracción de inversiones.

Un punto en el que recalcó Guillermo Rosales es que el proyecto de electromovilidad en el transporte enfrenta decisiones en contrasentido, como la decisión de permitir la importación de vehículos chatarra y contrabando.

“Presentamos un documento al canciller Ebrard (Marcelo Ebrard, titular de SRE) sobre el serio problema que se enfrenta con empresas en Estados Unidos que de manera organizada y consciente proveen de contrabando automotriz para ser comercializado en México”, puntualizó Rosales Zárate. 

Revisa aquí la programación de: T21 TV

Comenta y síguenos en Twitter: @DidierRT / @GrupoT21