Permisos para almacenamiento para uso propio, ¿confusión o abuso?

La conclusión es clara: aquellas empresas que cuenten con almacenamiento para uso propio no requieren de un permiso por parte de la Comisión Reguladora de Energía (CRE), siempre y cuando sea adquirido a través de un distribuidor establecido y que cumpla con la reglamentación correspondiente. 

En el marco de una nueva edición de Diálogos Empresariales de Logística, denominada “Almacenamiento de combustible para usos propios, ¿es necesario tener permiso?”, los panelistas describieron el marco regulatorio respecto a éste, justificando que no existe la necesidad de generar un permiso.

El detonante para este programa fue el cuestionamiento de algunos transportistas que han sido visitados por inspectores de la CRE o la Fiscalía General de la República (FGR), para revisar su operación acorde a la normatividad vigente.

En la perspectiva de Sergio Estrada, presidente de la Asociación Mexicana de Distribuidores de Energéticos (AMDE), se genera una confusión a partir de tener 2 figuras para cumplir con los esquemas de “abasto para uso propio”, en donde aquellas que estén bajo el esquema de franquicia Pemex sí requieren de este permiso.

Los elementos a los que se refiere Estrada son el Acuerdo CRE A/055/2015, que en su artículo 16 Transitorio precisa: “Las personas que a la fecha de entrada en vigor del presente Reglamento cuenten con instalaciones diseñadas como estaciones de servicio para el autoconsumo y suministro de combustibles a vehículos automotores utilizados en la realización de sus actividades, requerirán del otorgamiento de permisos de Almacenamiento para usos propios en términos de las disposiciones administrativas de carácter general que expida la Comisión, de conformidad con el artículo 12 del presente Reglamento”.

En el caso de las Estaciones de Servicio para Autoconsumo a las que hace referencia el artículo transitorio Décimo Sexto del Reglamento, son las Estaciones de Autoconsumo Franquicia Pemex.

En tanto, el considerando Noveno expone: “Que las estaciones de servicio a las que hace referencia el Transitorio Décimo Sexto del Reglamento, de acuerdo con las Especificaciones Técnicas para Proyecto y Construcción de Estaciones de Autoconsumo elaborado y emitido por Pemex Refinación antes de la entrada en vigor de la Ley de Hidrocarburos, consisten en establecimientos del sector empresarial y del transporte público de carga y de pasajeros destinados para el suministro de combustibles a vehículos de su propiedad o posesión que les permite el desarrollo de sus actividades”. Nuevamente, refieren que dichas Estaciones de Servicio para Autoconsumo fueron las únicas construidas de conformidad con las Especificaciones Técnicas de Pemex Refinación.

“Quisiera que se convencieran, y si no están convencidos (que no se requiere permiso), podemos hacer una plática o asesoría en lo particular. Porque qué conlleva, en el lejano caso que lo otorgara la CRE. Tendrían una serie de obligaciones como permisionarios que hoy no tienen, como reportar compras y ventas de combustibles, donde si bien sí hay compras no hay ventas. Pero si eres titular de un permiso debes reportar compras y ventas. Además, deberías de contar con controles volumétricos en el tanque de almacenamiento y reportarlos ante el SAT (Servicio de Administración Tributarios)”, destacó Sergio Estrada.

Ernesto Hernández, representante legal de la AMDE, precisó que la Agencia de Seguridad, Energía y Ambiente (ASEA) emitió un criterio al respecto de la distinción de “Autoconsumo como actividad regulada” y que está vinculado con las Franquicias Pemex. El otro es “almacenamiento para usos propios”, que se planteó en el criterio ASEA-CRT-003-2019.

En este criterio ASEA especifica para el caso de almacenamiento para uso propio: “…existen otros particulares que cuentan con sistemas de almacenamiento para usos propios para abastecer a sus equipos, maquinaria o en general a sus instalaciones de aprovechamiento, para realizar las actividades inherentes a su objeto social o su actividad preponderante”.

“En este acuerdo destaca que se distinguen las 2 actividades, reconoce que hay 2 tipos de actividades. La segunda, la de almacenamiento para usos propios, no es una actividad del sector hidrocarburos, no es una actividad regulada por ASEA”, expuso Ernesto Hernández.

Bajo este contexto, Marcial Díaz, socio director de Lexoil Consultores, destacó que una vía para dar cumplimento a los requerimientos legales, es que se pueda comprar el combustible a un distribuidor formal, que bajo la figura legal tiene entre sus atributos la compra de producto, transporte, guarda, transporte al cliente y suministro a usuario final.

El usuario final para consumo propio debe contar con el contrato de suministro y permiso de la CRE de quien le está proveyendo el producto. “La CRE en su página se pueden revisar los permisos vigentes de los comercializadores y distribuidores”, explicó Ernesto Hernández.

Sergio Estrada dijo que el tanque para uso propio debe estar en la misma instalación de la firma transportista, “si la instalación está en un predio diferente o distinto a donde se efectúan las operaciones, pareciera una estación de servicio y sí requiere de un permiso”, en respuesta a un cuestionamiento de la audiencia.

Otro punto que se planteó desde la audiencia es la forma en como operan los grupos transportistas que tienen diversas razones sociales que pueden compartir diversos predios.

“Técnicamente está para el consumo final de quien sea propietario del predio, sería el único que pudiera consumirlo. No obstante, si la empresa es consolidada se puede realizar el consumo para las filiales, no debe haber problema”, precisó Sergio Estrada.

“Legalmente está respaldado, en muchos casos hay empresas familiares y pueden realizar una instalación donde converjan las diversas empresas. No obstante, es importante identificar las soluciones particulares, porque no hay una respuesta general”, abundó Marcial Díaz

Un elemento en donde coincidieron los panelistas es el identificar el origen de los productos. “Identifiquen qué distribuidor puede ser una opción, que cumple con la cadena de valor, a diferencia de los comercializadores que sólo participan en una parte del eslabón”, alertó Díaz.

Los participantes del panel hicieron énfasis en que los consumidores deben poner atención en la trazabilidad del producto, desde el origen, destino, pago de impuestos y costos logísticos. 

Revisa aquí la programación de: T21 TV

Comenta y síguenos en Twitter: @DidierRT / @GrupoT21