Refrendan objetivo de reducir a la mitad los siniestros viales en México

SAN JUAN DEL RÍO, QRO.- En México, todos los días se registran 32 accidentes en carreteras federales y al menos 7 personas fallecen. En 2020 se registraron 11,500 siniestros. 71% de estos tuvieron como origen el factor humano y 14% las condiciones físico-mecánicas de los vehículos, de acuerdo con datos del Instituto Mexicano del Transporte (IMT).

Este año dio inicio el segundo decenio (2021-2030) de acción para la seguridad vial, un esfuerzo liderado por Naciones Unidas, que desde la década pasada busca reducir a la mitad los siniestros viales alrededor del mundo, un objetivo que no se pudo alcanzar, pero que organismos privados y autoridades han refrendado.

“Los accidentes viales, además de las vidas humanas, afectan los costos de operación de las empresas en detrimento del desarrollo económico del país. Para el sector es de suma importancia elevar la seguridad vial”, de acuerdo con Salomón Elnecavé, titular de la Dirección General del Autotransporte Federal de la ahora Secretaría de Infraestructura, Comunicaciones y Transportes (SICT), antes Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT).

El funcionario federal, presente en la inauguración del 5º Congreso Nacional en Seguridad Vial, organizado por la Asociación Nacional del Transporte Privado (ANTP), indicó que en materia gubernamental los esfuerzos para la reducción de los hechos viales se han centrado en la emisión y revisión de normas oficiales mexicanas (NOM), en donde han estado presentes diversos organismos privados del sector en las discusiones, a través del Comité Nacional de Normalización del Transporte Terrestre.

En este sentido, Salomón Elnecavé aseguró que se ha renovado parte del cuerpo de inspectores, a la par de desarrollar alternativas para la mejora de la inspección de estas NOM en las carreteras del país, como la NOM-012 que limita los pesos y dimensiones de los vehículos pesados.

“Mientras siga habiendo esta sobrecarga y el exceso de velocidad podrán continuar estos accidentes. Debemos trabajar en campañas de difusión y concientización en la relevancia de la seguridad vial”, aseguró.

La meta para este decenio de acción será la reducción a la mitad de las muertes a nivel mundial (de 15,000 a 7,500).

“Primordialmente, una meta tan ambiciosa para el nuevo decenio será fundamental contar con una buena gobernanza, basada en principios y valores que es clave en la relación con la rendición de cuentas, el liderazgo responsable, la equidad y transparencia. El esfuerzo puede ser encabezado por la federación, pero es importante contar con la participación de autoridades y organizaciones del sector privado, como la ANTP”, de acuerdo con Carlos Alfonso Lara, director general del Instituto Mexicano del Transporte (IMT).

En el caso del autotransporte de carga, donde tradicionalmente este sector se ha visto involucrado en una tercera parte de los accidentes viales en las carreteras del país que suceden cada año, una de las respuestas a la reducción de estos siniestros es la renovación de las unidades, ya que actualmente la edad promedio de estos vehículos ha incrementado hasta los 20 años.

“Trabajamos con los fabricantes de camiones, instituciones de crédito y distribuidores para promover programas que vayan en pro de la renovación vehicular que tendrá efectos positivos en los índices de seguridad. La tecnología de los vehículos supera con creces a los antiguos”, indicó Ramón Medrado, presidente de la Cámara Nacional del Autotransporte de Carga (Canacar).

Otro frente de acción que promueve esta cámara es la capacitación constante de los conductores, por lo que se promueve la instalación de nuevas instituciones que trabajan en conjunto en este sentido. Así mismo, se busca a través de la gestión con las autoridades federales el desarrollo de más paradores seguros.

Ramón Medrano confió en que con la próxima aplicación del complemento carta porte abone en la disminución de la informalidad en el transporte y, de manera secundaria, se reduzcan los siniestros viales al contar con menores conductores poco profesionalizados.

A su vez, Miguel Elizalde, presidente de la Asociación Nacional de Productores de Autobuses, Camiones y Tractocamiones (ANPACT), comentó en su participación que se requieren de 5 incentivos para promover la renovación del parque vehicular: incentivos verdes; financiamiento; profesionalización; actualización del marco regulatorio y supervisión del marco regulatorio.

“Cuando se hable de seguridad vial tenemos que hablar de renovación vehicular”, aseguró.

Por su parte, Alex Theissen, presidente de la ANTP, criticó que algunas iniciativas legislativas que se han presentado en el pasado para regular la actividad del transporte han buscado prohibir la circulación de los tractocamiones doblemente articulados (full) con carencias de información o datos erróneos, siendo esta configuración muy importante para la movilidad de los productos o mercancías de las empresas.

“Coincidimos con la declaración de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes donde señaló que los fulles deben cumplir con especificaciones técnicas, condiciones físico mecánicas, dispositivos de seguridad y control para evitar accidentes”, aseguró Theissen.

Por lo mismo, comentó que el organismo que lidera continuará trabajando para que todos los vehículos que utilicen las empresas del gremio hagan uso de tecnologías enfocadas a la mejora de la seguridad vial.

A su vez, resaltó el trabajo legislativo que se está llevando a cabo ahora mismo en el Senado mexicano en torno a la Ley General de Movilidad y Seguridad Vial, una oportunidad para mejorar la convivencia de todos los usuarios del transporte.

Particularmente, el secretario de Transporte de Jalisco, Diego Monraz, hizo un llamado por que en esta discusión de la Ley General de Movilidad y Seguridad Vial se privilegie “la experiencia técnica”.

Sin ofrecer datos, el funcionario jalisciense aseguró que en el estado se han reducido los accidentes viales en los que participa el transporte público, “con un enfoque holístico, con vigilancia, agenda para mejorar y renovar las unidades y la flota de transporte público, con una formación del perfil de conductores, con una metodología de enseñanza amigable, sensible y de percepción de riesgos”.

Theissen confió en que, con este tipo de eventos, como el Congreso Nacional en Seguridad Vial, se implementen cada vez más en el país las mejores prácticas en transporte, así como se desarrollen planes de capacitación, uso de tecnología, sistemas de gestión de seguridad vial y el fomento de la digitalización del transporte de carga.

“Donde haciendo todo esto aumentamos la seguridad vial y preservamos la seguridad y la vida de las personas. La seguridad vial es responsabilidad de todos”, dijo.

En su participación por la vía virtual, Luis Rodríguez Bucio, director general de la Guardia Nacional, comentó que actualmente se lleva a cabo un programa de seguridad vial para operadores de autotransporte, en el que poco más de 3,500 conductores han sido capacitados.

Por su parte, Rodrigo Vega, secretario de Movilidad de Querétaro, aseguró que el gobierno local entiende “muy bien” que el transporte de mercancías es fundamental para la sociedad, aunado al hecho de que el estado es un punto nodal en la conexión de puertos y ciudades.

Mencionó que el tema de la seguridad vial debe abordarse y entenderse de manera integral, con el trabajo de todos los usuarios del transporte y se requiere enfrentar con criterios ambientales, eficiencia, equidad y calidad de vida.

“Refrendamos nuestro convenio de colaboración que sienta las bases y hace más eficiente el uso de las vías generales”, comentó el funcionario local, haciendo referencia al convenio que mantiene con la propia ANTP y que este mismo día se renovó.

Comenta y síguenos en Twitter: @EnriqueDuRio / @GrupoT21 (Enviado)