Los beneficios obtenidos por Trucka con el cambio de flota a gas natural

En 2019, la firma hidrocálida, Trucka, tomó la decisión de comenzar un cambio en el modelo de negocio para incorporar únicamente tractocamiones alimentados a gas natural, tanto comprimido (GNC) como licuado (GNL), con el objetivo de reducir su huella de carbono, mejorar la rentabilidad, pero también favoreció la relación con los operadores.

La primera acción que tomó fue identificar el trabajo con proveedores que tomaran el reto junto con Trucka, al tiempo de identificar la red de infraestructura para surtir del gas natural dentro de las zonas de operación, describió José de Jesús Castañeda, director general de Trucka.

Trucka

En el marco de su participación del ETYL 2021 (Encuentro de Transporte y Logística), organizado por Grupo T21, se encontraron 3 marcas que se sumaron a este objetivo: Scania, Sitrak y FAW.

El análisis de la información fue fundamental para la toma de decisiones en la configuración de la flota, en donde se obtuvieron los rendimientos en cada una de las marcas, y los pro y contras de los diversos combustibles como el GNC y GNL.

Una vez con todos los análisis anteriores, Trucka cambió sus 320 tractocamiones alimentados a diésel por una flota compuesta de GNC y GNL, en donde está configurada con 162 tractocamiones Sitrak, 100 FAW y 58 Scania.

José de Jesús Castañeda comentó que entre los beneficios está mejorar la relación con los operadores, ya que se les paga un sobre precio de su sueldo sobre kilómetro recorrido, además de pagarles sus bonos por rendimiento de combustible y puede representar entre 50 y 60% adicional al salario, en el caso de los que tiene un mejor rendimiento. 

“Se traduce en una menor rotación de personal, además de que la compañía valora al operador y sus rendimientos, pero el operador también valora a la empresa”, acotó. 

En su perspectiva, esta forma de trabajo le permite ser una empresa sostenible, no sólo por el beneficio que se tiene en materia ambiental, sino por la mejora en la relación laboral, “incluso hemos tenido beneficios en materia de seguridad vial, con los chatos hemos reducido nuestra siniestralidad por debajo de la prima que se paga de la póliza, claro que está alineado con los procesos de operación de la flota”, precisó Castañeda.

Trucka

El impacto anual de la operación de los 320 tractocamiones alimentados por GNC y GNL se traducen en plantar 371,541 árboles, sembrar 42,416 hectáreas de bosques, sacar de la circulación 4,815 automóviles, reciclar 1,083 camiones de basura o 948,615 bolsas de basura.

Revisa aquí la programación de: Diálogos Empresariales de Logística.

Comenta y síguenos en Twitter: @DidierRT / @GrupoT21