Presenta ANPACT en Parlamento Abierto viabilidad del “Estímulo verde”

Las cifras de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) revelan que en abril de 2021 la edad vehicular promedio en la flota del autotransporte de carga alcanzó 19.54 años, esto significa un retroceso frente al cierre de 2020 en 18.76 años y en 2019 de 18.30 años.

Los datos oficiales de SCT hacen evidente que en el país se encuentran circulando unidades que no cuentan con la mejor tecnología disponible en el terreno mecánico y de dispositivos de seguridad, amén de la materia de emisiones en donde también se enfrenta un rezago.

En el marco del Parlamento Abierto para el análisis para el paquete Económico 2022 en la Cámara de Diputados y que convocó la Comisión de Hacienda y Crédito Público, Miguel Elizalde, presidente ejecutivo de la Asociación Nacional de Productores de Autobuses, Camiones y Tractocamiones (ANPACT), expuso que la seguridad vial impacta en el Producto Interno Bruto (PIB) entre 1 y 2 puntos, mientras que en materia de emisiones incrementa hasta 4.6 puntos del PIB.

“Proponemos una solución integral, que se traduzca en un autotransporte sosteniblemente más seguro y más amigable con el ambiente”, expuso Elizalde Lizarraga.

Afirmó que este estímulo verde para la renovación se traduciría que en cada peso aplicado se podrían recuperar 7 pesos para reactivación económica, se lograría el fortalecimiento de la Hacienda y el bienestar de las familias.

La propuesta de los integrantes de la ANPACT que se ha manifestado desde hace tiempo consiste en implementar el estímulo verde para la renovación vehicular, la aplicación de instrumentos de financiamiento, la profesionalización, la actualización del marco regulatorio y la supervisión del mismo.

En suma, el planteamiento de ANPACT ante la Comisión de Hacienda y Crédito Público consiste en otorgar estímulo a personas físicas o morales del autotransporte federal o privado para la renovación de unidades motrices, y en donde ese estímulo fiscal verde se concederá por la destrucción de un vehículo antiguo, con la ventaja de poder transmitir este beneficio a otro permisionario.

En el pasado Encuentro Virtual ANPACT, Jorge Martínez, presidente del Comité de Camiones de la Asociación Mexicana de Distribuidores de Automotores (AMDA), expuso que se requiere encontrar un esquema en donde el paso de las unidades de un primer a un segundo dueño sea más sencillo, y esto tiene que ver con el acceso al financiamiento y también en materia de los costos asociados.

“Es un tema de matemática financiera y de perderle el miedo”, comentó Martínez Madero en referencia a que una unidad con 5 años de antigüedad enfrenta tasas de financiamiento más altas que las nuevas, el costo del seguro también está por arriba y en muchas ocasiones el monto de enganche llega a ser hasta 25% cuando en uno nuevo se pueden tener 10 por ciento.

Derivado de lo anterior, es que la propuesta del “Estímulo verde” permitiría que al destruir un transportista un vehículo de más de 10 años, no necesariamente tenga que obligarse a la adquisición de uno nuevo, sino que transfiera ese beneficio a un tercero, para que a su vez él pueda acceder a mejores condiciones en la compra de un seminuevo.

“No podemos mejorar el bienestar con vehículos viejos. Cuando se destruye una unidad vieja se adquiere tecnología”, enfatizó Miguel Elizalde ante los legisladores.

Revisa aquí la programación de: Diálogos Empresariales de Logística.

Comenta y síguenos en Twitter: @DidierRT / @GrupoT21