Prórroga de complemento carta porte, ¿tiempo suficiente para solicitar cambios?

El sector privado tiene poco más de 80 días para convencer al fisco mexicano de aplicar algunos cambios sustanciales a la nueva exigencia de la incorporación del complemento carta porte al comprobante fiscal digital (CFDI), que se emitirá sí o sí por las mercancías que se trasladen en el territorio nacional.

Recientemente, el Servicio de Administración Tributaria (SAT) extendió una prórroga para la entrada en vigor del complemento hasta el 30 de noviembre próximo, para dejar un periodo de prueba del 1 al 31 de diciembre y entrar de lleno a partir del 1 de enero de 2022. Esta disposición habría iniciado el próximo 30 de septiembre.

Este aplazamiento se pactó tras las mesas de diálogo que se llevaron a cabo en las últimas semanas entre el sector privado y el SAT, en donde han participado desde prestadores de servicio de transporte de distintas modalidades y los usuarios generadores de la carga.

También lee: SAT da prórroga para entrada en vigor de complemento carta porte

La Cámara Nacional del Autotransporte de Carga (Canacar) ha dicho que tomará este tiempo de prórroga para solicitar a la autoridad fiscal distintos cambios y que no afecten sus actividades.

Por ejemplo, al momento de que un particular contrate los servicios de una empresa de autotransporte, en lugar de emitir un CFDI de tipo Ingreso con complemento carta porte, como está estipulado actualmente, se realice uno de Traslado, ya que, en ocasiones, por circunstancias de eficiencias operativas, la mercancía se tiene que cambiar de unidades para reiniciar su viaje hasta el punto de destino.

“Le hemos dicho a la autoridad que cada conexión no implica un cobro”, aseguró Rubén Hernández, coordinador nacional de temas fiscales de Canacar, durante su participación en el DHL Transportation Forum 2021 en el panel titulado Cambios en las regulaciones del transporte en México, organizado por DHL Supply Chain México.

Cabe recordar que el CFDI de Ingreso tiene como objetivo manifestar precisamente la obtención del ingreso de la empresa de transporte, de acuerdo con el SAT, mientras que uno de Traslado sólo lo pueden emitir la o el propietario, intermediario o agente de transporte.

“El reto más importante está en lo operativo”, afirmó por su parte Enrique González, presidente de Canacar, también presente en el evento.

En las próximas semanas se instalarán mesas de trabajo con el SAT en tres órdenes: jurídico, normativo y de seguridad.

De no aceptarse esta primera propuesta de Canacar, solicitarían entonces que se emita un CFDI de Ingreso, pero que este sea modificable al momento de concluir el viaje, ya que en el complemento carta porte se tiene que establecer los montos cobrados y en muchas ocasiones estos mismos pueden cambiar por razones no preestablecidas.

En la parte del llenado del complemento carta porte la autoridad ha exigido hasta poco más de 180 datos que deben anotarse, y en donde poco más del 80% de esa información tiene que ver con el propietario de la carga.

Enrique González fue enfático en que la autoridad tendrá que ser consciente de que en México se ofrecen hasta 520 variantes de transporte (consolidado, importaciones temporales, traslado de puertos, cargas a granel, traslado de valores, manejo de grúas de arrastre, mudanzas, entre muchos otros), por lo que la disposición actual tendría que ser adaptable para cada uno de ellos, en caso de no acoplarse a sus actividades.

“Pero queremos un control más amigable y a los transportistas que vean que es necesaria”, dijo González, quien recordó que finalmente la autoridad busca con esta nueva norma combatir la informalidad y el contrabando tanto en la contratación de servicios de transporte, como en el traslado de mercancías.

El presidente de Canacar vio con buenos ojos el que las pequeñas empresas del autotransporte (incluso los llamados hombre-camión) puedan llevar a cabo esta nueva exigencia, ya que la actual situación de crisis sanitaria ha obligado a muchos a ingresar al terreno digital e integrarlo a sus operaciones.

E incluso, adelantó, se buscará con la autoridad que la información sensible de las mercancías no represente un factor de inseguridad para los operadores de las unidades, ya que se sabe que México está entre los países más peligrosos para la actividad del autotransporte. “Lo que debemos apelar con la seguridad es que se pongan los datos fidedignos (en el complemento), pero que no representen un reto o problema con el operador”, dijo.

Comenta y síguenos en Twitter: @EnriqueDuRio / @GrupoT21