Arrendamiento debe superar retos culturales para acelerar crecimiento

El arrendamiento en el mercado en general se estima tiene una penetración del 5%, de acuerdo con datos de la Asociación de Sociedades Financieras de Objeto Múltiple en México (Asofom), al hablar del arrendamiento vehicular, es de 3.6%, estimado por la Asociación Mexicana de Arrendadoras de Vehículos (Amave).

En parte, este comportamiento está relacionado con el sentido de la propiedad que existe en México, por lo cual el avance del sector tiene que romper ese problema cultural.

“Se puede palpar un mejor escenario en el arrendamiento. No sólo es resultado de la pandemia, el cambio va más allá del producto financiero, sino de cómo se percibe el arrendamiento en México”, comentó Diego Zarroca, director general de Arrendadora Ve por Más (BX+).

En el marco del programa Diálogos Empresariales de Logística que llevó como título: ¿Es este el momentum del arrendamiento?, se plantearon los escenarios para el sector del arrendamiento, situación que apareja con las perspectivas del crecimiento económico de México y del impulso de los apoyos económicos que se han aplicado en Estados Unidos.

“Las empresas se están preparando para la recuperación del mercado, aunado a ello el cambio en el modelo que existe en la industria logística de larga distancia e interestatales. En los últimos años hemos vistos que los tortons y rabones han tenido crecimientos de 20-30% por las nuevas dinámicas de distribución”, consideró Maurizzio Piva, Chief Commercial Officer de Engen Capital.

Ambos directivos coincidieron en que para el segmento de carga, el segundo semestre podría ofrecer una mejor perspectiva a partir del crecimiento sostenido que se tiene desde el cierre de 2020.

Entre los segmentos o industrias que han impulsado este comportamiento está el comercio exterior, bebidas y alimentos, automotriz, así como todas las actividades que tienen inyección de los estímulos de los Estados Unidos, “nos van a jalar”, aseveró 

Aunado a estos elementos, se identifica que los datos macroeconómicos también serán factor para impulsar la actividad del arrendamiento. 

No obstante, entre los riesgos que se identifican está la inflación y ver de qué manera esto impacta el consumo. 

Al tiempo, también se tiene el reto de las elecciones del 6 de junio, en donde se tiene una perspectiva de que independientemente del resultado, se tendrá que recuperar la dinámica económica, y que también permitirá dotar de una mayor certeza a las inversiones.

Para conocer más sobre lo que se abordó en esta edición de Diálogos Empresariales de Logística puedes revisar el programa completo en este link.

Comenta y síguenos en Twitter: @DidierRT / @GrupoT21