México solicita entrada del autotransporte a EU; se negoció en el T-MEC, defiende

El gobierno mexicano solicitó a la Oficina del Representante Comercial de Estados Unidos (USTR por sus siglas en inglés) la revisión de la interpretación sobre las disposiciones negociadas en el Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC), para permitir la entrada y operación de autotransportistas mexicanos en territorio estadounidense.

“Estamos solicitando al USTR y a la administración (Joe) Biden revisar esa interpretación que viene plasmada en la legislación de implementación y en las regulaciones de transporte, a fin de que la legislación en Estados Unidos refleje correctamente lo que nosotros consideramos fue la negociación que se hizo en el T-MEC”, indicó Luz María de la Mora, subsecretaria de Comercio Exterior de la Secretaría de Economía, en conferencia de prensa.

La declaración de la funcionaria se dio a pregunta expresa de T21 luego de la reunión que sostuvo la secretaria de Economía, Tatiana Clouthier, con la representante Comercial de Estados Unidos, Katherine Tai, y la ministra de Pequeñas Empresas, Promoción de las Exportaciones y Comercio Internacional de Canadá, Mary Ng, bajo el marco de la primera reunión de la Comisión de Libre Comercio (CLC) del T-MEC.

En dicha reunión de la CLC, México presentó esta solicitud ante una incertidumbre por la interpretación de lo negociado.

“Sí, efectivamente, el tema del acceso a los servicios de transporte terrestre bajo el T-MEC fue parte de la discusión [de la CLC], como ustedes saben en el capítulo de servicios se establece la creación de un comité para (…) revisar los temas de transporte terrestre y uno de los temas que México ha tenido presente y ha traído a la mesa desde la reunión que este comité llevó a cabo, en octubre del año pasado, tiene que ver con la interpretación que está haciendo Estados Unidos bajo el T-MEC con respecto a lo que se entiende como el mercado al que se le da el acceso a los transportistas mexicanos, ha introducido algunos conceptos que llevan a pensar que el estándar de aplicación es un estándar mucho más relajado y más vago, y ello genera incertidumbre para los transportistas y para sus inversiones en el acceso al mercado de los Estados Unidos”, dijo De la Mora.

El T-MEC, que entró en vigor desde el 1 de julio de 2020, tiene una disposición (Anexo II) que permite a Estados Unidos tomar medidas de control e impedir el tránsito de unidades pesadas mexicanas solamente si observa un daño material y en detrimento del sector autotransportista local.

Actualmente permite la entrada a su territorio a un puñado de autotransportistas mexicanos en un rango meramente fronterizo y no de largos trayectos, bajo permiso especial. Además de estos, se encuentran los permisos OP-1 de la Federal Motor Carrier Safety Administration (FMCSA) en donde se tienen autorizadas 35 empresas con una flota de 452 unidades, para prestar servicios de carga internacional en los Estados Unidos.

Lo cierto es que desde 1995 Estados Unidos no ha permitido el ingreso total del autotransporte mexicano, a pesar de preverse su entrada paulatina en el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), ahora T-MEC.

México tampoco lo permitió. Aunque entre 2006 y 2009 hubo intentos por parte de ambos países para permitir el ingreso recíproco, pero el programa piloto no prosperó por la presión del sindicato de transportistas estadounidenses (Teamster), como sucedió al principio del TLCAN y como sucede actualmente.

“La idea es seguir trabajando en este sentido, nos comprometimos a que posterior a esta reunión de la Comisión de Libre Comercio, el comité volverá a estar en contacto, a mantener el diálogo e iremos viendo cuáles son los siguientes pasos en función de las respuestas que nos dé Estados Unidos”, adelantó Luz María de la Mora, en la reunión con medios de comunicación.

Cabe recordar que otro sector que también experimenta una inequidad operativa desde la entrada en vigor del TCLAN (1994) es el de la mensajería y paquetería, ya que la parte mexicana no puede operar en territorio estadounidense, mientras que las empresas de ese país sí lo hacen, como en el caso de UPS o FedEx, un tema que no fue planteado por el gobierno mexicano en esta primera reunión de la CLC.

Revisa aquí la programación de: Diálogos Empresariales de Logística (de Grupo T21)

Comenta y síguenos en Twitter: @EnriqueDuRio / @GrupoT21