Se requiere de certeza energética para ser competitivos: ANPACT

Los cambios en materia de energía eléctrica, pero también por la disposición de diésel de ultra bajo azufre (DUBA), el sector productor y comercializador de vehículos pesados en México, no tiene certeza para el desarrollo de sus actividades.

“Los cambios en la Ley de la Industria Eléctrica (LIE) tendrá un impacto en las plantas productivas que operan en el país si se incrementan las tarifas, poniéndolas en desventaja frente a otros países. En cuanto a la NOM-044, su falta de definición impide al sector transportista a tomar decisiones de inversión”, comentó Miguel Elizalde, presidente ejecutivo de la Asociación Nacional de Productores de Autobuses, Camiones y Tractocamiones (ANPACT).

En el marco de la conferencia conjunta con la Asociación Mexicana de Distribuidores de Automotores (AMDA), se hizo énfasis en la necesidad de definir la homologación de la Norma Oficial Mexicana en materia de emisiones de motores a diésel (NOM-044) con la disponibilidad del diésel de ultra bajo azufre (DUBA) a nivel nacional al 100%, situación que no se garantizará sino hasta 2025.

En diciembre de 2019, la Comisión Reguladora de Energía (CRE) otorgó a Petróleos Mexicanos (Pemex) una prórroga para producir, distribuir y comercializar el DUBA hasta finales de 2024, afectando con ello la disposición de las tecnologías más eficientes en materia de emisiones en motores diésel.

Las ventas al primer bimestre de 2021 se ubicaron en 3,970 unidades al mayoreo, un 9.6% respecto al mismo ciclo de 2020, mientras que en las ventas al menudeo fueron 4,467 vehículos que representan una caída de 5.46% frente al periodo comparado.

“Si tenemos un impacto por la pandemia, para qué agregar una variable más por la falta de certeza”, agregó Elizalde, quien en conjunto con Guillermo Rosales, director general adjunto de AMDA refirieron que por parte de la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) no han tenido respuesta para hacer el planteamiento de la modificación de la NOM-044 a menos de 10 meses que entre en vigor.

Un aspecto que destacó el presidente ejecutivo de ANPACT es que la modificación para dar certeza energética no requiere recursos del presupuesto, “sabes que nos asiste la razón, por eso requerimos una reunión con la secretaria María Luisa Albores (titular de Semarnat)”.

En la pasada conferencia de prensa de ANPACT y AMDA realizada en febrero pasado, los representantes de los organismos anticiparon que estaban buscando la reunión con la titular de Semarnat, lo cual al cabo de un mes no se ha concretado.

La disposición del DUBA es condición para el cambio de tecnología en emisiones de motores diésel, y que se puedan disponer de los binomios EURO VI y EPA 17 o GHG 17 como lo considera ahora la NOM-044 que entraría en vigor el 1 de enero de 2022.

La propuesta de la industria del autotransporte es que se prorrogue las actuales tecnologías EURO V y EPA 07 hasta que no se disponga del DUBA.

En cuanto a la iniciativa de reforma a la Ley de la Industria Eléctrica (LIE), de acuerdo especialistas crea desincentivos a las inversiones en energía solar y eólica, lo que favorece un modelo de monopolio en la generación de energía eléctrica a favor de la Comisión Federal de Electricidad (CFE).

Revisa aquí la programación de: Diálogos Empresariales de Logística (de Grupo T21)

Comenta y síguenos en Twitter: @DidierRT / @GrupoT21