El rebase del cambio tecnológico

A un mes de que se implementen los nuevos estándares tecnológicos que dicta la Norma Oficial Mexicana NOM-044-SEMARNAT-2017, y la incursión de vehículos de carga menos contaminantes, fabricantes y transportistas deben contar con las condiciones adecuadas para poner en marcha las nuevas unidades que ofrece el mercado.

Este año, pese a la pandemia, fabricantes de equipo original lanzaron en diversas regiones del mundo vehículos que garantizan una movilidad más sustentable y eficiente a través de unidades eléctricas, híbridas o a gas natural.

Sin embargo, no todas las tecnologías pueden implementarse en México, ni en cualquier tipo de flota, debido a la falta de infraestructura, políticas públicas y financiamiento, apuntan actores del sector.

Avance electrificado

Con el boom de unidades 100% eléctricas para el transporte de mercancías y la introducción de unidades con celdas de combustible de hidrógeno, como las que anunciaron Daimler y Volvo conjuntamente, lo principal es asegurar el suministro de energía.

“Debe haber instalaciones de transmisión y generación eléctrica para que todo esto pueda darse. Si se quisiera hacer la recarga de baterías de un vehículo de carga en 30 minutos, para lograr cargar el 80% de la capacidad de las baterías se requeriría la electricidad de aproximadamente 2,500 casas”, comenta Flavio Rivera, presidente y director general de Daimler Vehículos Comerciales.

Para continuar leyendo este reportaje te invitamos a consultar la edición electrónica de la revista T21 de noviembre en este link

Comenta y síguenos en Twitter: @XanathLastiri / @GrupoT21

  • Suscríbete aquí al boletín de noticias de T21
  • Solicita tu suscripción a la revista impresa en: suscripciones@t21.com.mx