PPEF 2021 deja fuera incentivos para renovación de las flotas

Por cuarto año consecutivo, el Proyecto de Presupuesto de Egresos de la Federación (PPEF) no contempló incentivos para el Programa de Renovación Vehicular del Autotransporte Federal, con el que transportistas podían acceder a estímulos para la adquisición de vehículos, con lo que la antigüedad de la flota continuará creciendo y con ella la emisión de partículas contaminantes.

Datos de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) indican que la antigüedad actual del autotransporte federal es de 18.17 años en promedio, un retraso frente a los 15.39 años que tenía en 2017, cuando se suspendió el programa también conocido como “chatarrización”.

De acuerdo con el PPEF 2021, no habrá recursos por parte de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) para reactivar el programa que otorgaba a los transportistas hasta 336,000 pesos para la renovación de unidades con una antigüedad mayor a 10 años si compraban un vehículo nuevo o seminuevo.

El Programa de Renovación Vehicular del Autotransporte Federal surgió con base en un decreto federal emitido el 30 de octubre de 2003, cuyo objetivo fue otorgar diversos beneficios fiscales a los fabricantes y distribuidores de vehículos de carga y pasaje para apoyar a los transportistas en la renovación de sus unidades.

También puedes leer: Hombre-camión gana terreno en arrendamiento de unidades de carga.

De acuerdo con la Asociación Mexicana de Distribuidores Automotores (AMDA) bajo este programa se destruyeron 41,949 unidades desde su entrada en vigor hasta marzo de 2015, posteriormente el 26 de marzo de ese mismo año el programa evolucionó y se publicó el Decreto por el que se fomenta la renovación del parque vehicular del autotransporte.

Así, entre marzo de 2015 y diciembre de 2017 se logró la renovación de alrededor de 13,000 vehículos del autotransporte federal. “Sin embargo, el decreto de estímulo fiscal emitido por la SHCP sólo contempló su vigencia hasta el 31 de diciembre de 2017 por lo que se ha interrumpido un importante esfuerzo para la mejora del parque vehicular en México”, detalló la AMDA en un comunicado de 2018.

Desde entonces, actores de la industria automotriz del autotransporte han realizado diversos esfuerzos porque el programa sea reactivado, ya que un parque vehicular viejo se vuelve obsoleto, contaminante y peligroso.

Revisa aquí la programación de: Diálogos Empresariales de Logística (de Grupo T21)

En ese sentido, la Asociación Nacional de Productores de Autobuses Camiones y Tractocamiones (ANPACT), informó con base en cifras de la SCT que en agosto pasado se registraron 800,000 vehículos motrices con placas federales con un promedio de 18 años de antigüedad.

Al respecto, Miguel Elizalde, presidente ejecutivo de ANPACT, comentó que “renovar la flota tiene un efecto multiplicador sobre el bienestar social, ya que el autotransporte atiende todos los sectores y prácticamente todos los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de forma transversal”.

Sin embargo, a la fecha no se ha logrado establecer un programa que otorgue los beneficios necesarios para cubrir la demanda de renovación de unidades, lo que aunado a la crisis que ha provocado la pandemia sanitaria por COVID-19 y la desaceleración del mercado, frenará las metas que tiene México frente a otros países en la disminución de emisiones contaminantes.

“Un vehículo pesado nuevo reduce gastos, aumenta seguridad vial y minimiza emisiones. El bienestar y la reactivación en México se mueven en vehículos pesados, por eso es indispensable implementar medidas que se vean reflejadas en el presupuesto de la federación de 2021 para que la reactivación no se quede sólo en buenas intenciones”, destacó el representante de los productores de vehículos pesados en México.

Comenta y síguenos en Twitter: @XanathLastiri / @GrupoT21

.