Pandemia "amplifica" el robo al autotransporte en México

México pertenece a un cuarteto particular de países que en los últimos años ha visto un incremento sustancial en el robo al autotransporte por parte de la delincuencia organizada; en él también se suman Brasil, Rusia y Sudáfrica.

No hay línea de transporte en el país que no tenga identificadas cuáles son las carreteras o rutas con mayores incidencias delictivas, a saber, México-Puebla-Veracruz; Circuito Exterior Mexiquense; Querétaro-Celaya; Monterrey-Reynosa y Morelia-Lázaro Cárdenas.

En meses recientes (marzo-abril), en Guanajuato, por ejemplo, se presentó un incremento de hasta 90% en los robos al autotransporte, de acuerdo con Alejandro Sáenz, director general de Seguridad360, presente en el Transportation Forum 2020 de DHL Supply Chain México, un evento llevado a cabo de manera virtual desde el pasado 1 de septiembre y que culmina precisamente este jueves.

También lee: Pandemia, resiliencia y el legado de DHL Supply Chain México

Pero la delincuencia organizada ha ido un paso adelante en esta pandemia, con una tendencia, lamentablemente, hacia un mayor uso de la violencia.

Actualmente existen ya diferentes modus operandi: suplantación o infiltración de personal de las compañías de transporte (operadores o quienes incluso realizan el monitoreo in situ de las unidades) y hasta de los mismos custodios que acompañan cada viaje.

“De esta manera empiezan a generar, a robar información y tener más claridad para poder atacarnos”, dijo Sáenz, durante el Panel de seguridad: Tecnologías de seguridad para el transporte.

En otros casos, los más violentos, secuestran a algún familiar de los operadores de las unidades consiguiendo con esto una “extorsión emocional”; o, ya de plano, se han detectado convoyes completos que atacan con armas largas a las unidades y a los custodios en movimiento, sin importarles la vida de estas personas; a últimas fechas ha habido un incremento de muertes de este tipo.

Los delincuentes se han sofisticado al grado de utilizar tecnología avanzada, más allá de los ya clásicos jammers (inhibidores de señales de GPS y telefonía); utilizan rayos láser o escáneres con los que pueden conocer qué mercancía transporte una unidad cuando esta se encuentra, incluso, en un parador seguro.

“Halconean nuestros transportes”, aseguró Sáenz.

La propia industria alrededor de la seguridad del transporte ha comenzado a hacer frente a estas tendencias delictivas, con el uso de mejores y más discretos dispositivos que se colocan tanto en la unidad vehicular, como en la mercancía, tales como múltiples GPS, candados electrónicos, equipos bloqueadores en puertas y ventanas, chapas electrónicas, “trabaquintas” (para la fijación de la caja) y alarmas de presencias externas, entre otros.

Pero la industria enfrenta la gran barrera de la falta de una mejor conexión a Internet de parte de los propios proveedores de las telecomunicaciones, lo que hace que en ocasiones estas herramientas no completen su objetivo al cien por ciento.

Estas herramientas físicas tienen que estar soportadas por plataformas tecnológicas que sean compatibles también con múltiples equipos de GPS; que generen geocercas o georutas; que puedan ser utilizadas por varios usuarios; que generen mapas de calor o zonas de riesgo; que puedan generar pantallas espejo para enviarlas a las autoridades; entre otras características.

Revisa aquí la programación de: Diálogos Empresariales de Logística (de Grupo T21)

Para Leonardo Rosillo, director de operaciones de Grupo Corporativo Solcat, también presente en el panel, aunque el Gobierno federal ha declarado una disminución en el robo al transporte en los últimos meses, derivado, en gran parte, por la caída en el movimiento de unidades por la crisis económica que ha desatado la pandemia, la operación de las bandas criminales ha migrado hacia prácticamente todo tipo de mercancías, con especial atención a la canasta básica, que anteriormente no se custodiaba.

“Estamos viendo una evolución que hace la delincuencia organizada, al final de día, importante. Que a veces nosotros como empresas no hacemos esa evolución, nos quedamos estancados con procesos y procedimientos que creemos que son adecuados”, dijo.

Pero no, la realidad es que la delincuencia ha arrasado con todo a su paso y las empresas, en este caso, deben empezar a instalar un “mix de seguridad” en cada viaje.

“Es por eso que es muy importante el que el transportista hoy en día tenga muy identificados sus procesos junto con el cliente, con sus proveedores de GPS, (que) tengamos identificados los procedimientos de seguir de un operador, de una custodia, en el antes, el durante y el después del servicio”, dijo Rosillo.

Esto mismo tiene que llevar a las empresas a auditar las rutas, localizar paradores seguros y en todo momento seguir protocolos y procedimientos, es decir, “no bajar la guardia” y, aunque el tema de costos ha ralentizado el uso de mayores dispositivos de seguridad, considerar este tipo de gastos en las inversiones de las empresas, de acuerdo con los especialistas, reunidos en el evento de DHL Supply Chain.

Comenta y síguenos en Twitter: @EDuarteT21 / @GrupoT21

  • Consulta la edición electrónica de la revista T21 de septiembre en este link
  • Suscríbete aquí al boletín de noticias de T21
  • Solicita tu suscripción a la revista impresa en: suscripciones@t21.com.mx