Optimizar el flujo de efectivo en tiempos de COVID-19

Con la volatilidad del tipo de cambio, el cese de operaciones y la baja de ingresos derivados de la pandemia sanitaria por COVID-19 (coronavirus), mantener el flujo de caja y la liquidez de las empresas es un gran reto, pero no imposible, consideraron especialistas en finanzas y gestión de flotas.

“Muchas empresas se negaban al tema del financiamiento, sobre todo porque tenían mucho flujo, pero con el tema de la crisis que estamos viviendo esto está cambiando y es un tema que vale la pena replantearse”, comentó Rodolfo Vargas, Director de Ventas Regionales de Element Fleet México, firma dedicada a la administración y arrendamiento de vehículos.

Durante el webinar ¿Qué estamos aprendiendo de la contingencia?, directivos de Element Fleet explicaron que una de las preocupaciones de los transportistas es saber a qué tipo de financiamiento deben recurrir para poder renovar su flota sin descapitalizarse en el intento. Al respecto, el directivo explicó que todo dependerá en principio del tipo de activos con los que cuente la empresa y de sus prioridades en la operación.

“Cuando hablamos de activos que llamaríamos de corto o mediano plazo, es decir, que no son el core bussines de la empresa, lo que recomendaríamos sería algún tipo de arrendamiento, ya que éste da la posibilidad de bajar el flujo de pago porque se espera un valor futuro de la unidad y se aprovechan beneficios como poder contar con el vehículo desde el día uno como si se hubiera pagado el 100%”, detalló.

Cobertura especial: COVID-19 y su impacto en la cadena de suministro

Si por el contrario, explicó, los activos están ligados a la operación de la empresa a largo plazo como es el caso de equipo o de las líneas de producción, la mejor recomendación seria el crédito.

Al respecto, Alejandro López, también Director de Ventas Regionales de Element Fleet, agregó que el arrendamiento puede ayudar a cuidar el presupuesto de las compañías sin representar un apalancamiento mayor como es el caso de los créditos, ya que no hay desembolsos de grandes cantidades de dinero, lo que permite a las empresas conservar su flujo para seguir invirtiendo en otras áreas que lo requieran urgentemente.

¿QUÉ HACER CON LOS IMPUESTOS?

En materia fiscal, Héctor Romo, Socio Líder de Impuestos y Legal de KPMG en México, expuso que en este país existen diversas disposiciones fiscales que los contribuyentes (no sólo las transportistas) pueden tener presentes en la determinación y pago de sus impuestos durante 2020, a fin de hacer más eficiente su flujo de efectivo.

Por ello, recomendó de manera general a las empresas medidas como emplear los recursos que prevé la ley, como es el caso de la solicitud para la disminución de pagos provisionales del Impuesto Sobre la Renta (ISR), disminuir la participación de los trabajadores en las utilidades pagadas o recurrir al pago diferido de contribuciones hasta por 12 meses.

Deducir las cuentas por cobrar del ISR. En este rubro, Héctor Romo explicó que “es importante saber que las cuentas por cobrar de entre cinco mil pesos y 30 mil unidades de inversión que hayan cumplido más de un año de haber incurrido en mora, podrán deducirse para efectos del cálculo del ISR, cumpliendo con los requisitos formales contenidos en la Ley del Impuesto Sobre la Renta”.

Asimismo recomendó considerar otras medidas como ser diligente en devoluciones periódicas, emplear todos los recursos necesarios de tecnología y automatizar procesos, así como considerar los aspectos concernientes a la industria maquiladora.

OTRAS RECOMENDACIONES

Así mismo, EY, firma enfocada en servicios profesionales de auditoría, impuestos, asesoría de negocios, entre otras, propuso a las empresas poner en el centro de todas las estrategias al cliente, mantener la capacidad adquisitiva, hablar con todos los actores de la cadena de suministro, generar reportes financieros completos y de calidad, y finalmente pensar en una estrategia de financiación a largo plazo.

“Es el momento de ver crecer la empresa de otra manera, explorar herramientas que antes no se usaban y darse el espacio para automatizar muchos procesos que previo a la pandemia se hacían de forma presencial o a mano. No hay un único camino para repensar las empresas, pero hay unos ejes centrales que pueden ayudar a que las empresas sobrelleven esta crisis”, agregó EY en un comunicado.

Comenta y síguenos en Twitter: @XanathLastiri / @GrupoT21