IMT ofrece recomendaciones para el transporte ante COVID-19

Con la reciente declaratoria de emergencia sanitaria por causa de fuerza mayor derivada de la epidemia por COVID-19 (coronavirus), el Instituto Mexicano del Transporte (IMT) emitió una serie de recomendaciones para preservar la salud de los colaboradores y las actividades en el transporte y la logística.

“El flujo de transporte terrestre en forma ininterrumpida es de crucial importancia para el funcionamiento de las cadenas de suministro en el mercado nacional, así como para la efectividad de las respuestas ante la actual crisis de salud pública”, destacó el instituto a través de un comunicado.

También puedes leer: Transportistas y productores aseguran llevar alimentos en pandemia por COVID-19.

De acuerdo con el IMT, para preservar la cadena de suministro y la operación del transporte en México es necesario atender las recomendaciones sobre el trabajo a distancia, el cuidado de los operadores, el liderazgo y las comunicaciones sobre la salud y seguridad con los colaboradores durante una crisis, así como medidas de autocuidado y bienestar.

Algunas de las recomendaciones generales de salud son:

- Realizar verificaciones de salud y seguridad a todos y cada uno de los colaboradores.

- Hacer evaluaciones preventivas en consultorio.

- Suministrar equipos de protección a todos los colaboradores (gel antibacterial y cubreboca especializado).

- Prohibir el contacto físico (saludo de mano, abrazos u otro).

- Pedir a los operadores no bajar de la unidad mientras se realizan operaciones de carga/descarga.

- Autorizar a los colaboradores a sólo hacer entrega de documentación en oficinas y utilizando guantes de protección.

- Pedir a los operadores no permitir abordar a la cabina del vehículo a ninguna persona ajena al proceso autorizado.

- Instruir a los operadores en el uso de overol durante el desarrollo de la actividad, mismo que deberá ser retirado al concluir su labor (no llevarlo a casa) y autorizando un proceso de lavado seguro.

- Observar puntualmente toda la normatividad de tránsito aplicable para evitar multas y trámites ante la autoridad.

- Atender todas las normas de seguridad establecidas por los clientes.

- Desarrollar un monitoreo constante de cada una de las instalaciones de la empresa para detectar estados de salud anormales.

- Establecer un sistema integral de informes de emergencias de salud de los empleados, el cual sea constantemente consultado por la alta jerarquía de la organización.

- Informar a todos los colaboradores los pasos a seguir ante la detección de síntomas de COVID-19.

- Comunicar los teléfonos y/o aplicaciones de celular a utilizar para ponerse en contacto con las entidades sanitarias en caso de detectar síntomas de COVID-19.

“Los operadores son actualmente los héroes del COVID-19. Todos debemos trabajar para que ellos lo sepan. Exijamos que sean tratados como tales. Anime a su equipo a enviar una nota para agradecer y reconocer a un operador en específico con el Hashtag #HéroesCOVID19 en redes sociales”, pidió a la sociedad en general el organismo.

Respecto a las medidas específicas, el IMT recomendó a los transportistas:

- Mantener comunicación con todos los colaboradores por todas las vías posibles.
- Comunicar cualquier cambio en las medidas y políticas de seguridad.
- Establecer pautas claras sobre cómo trabajar desde el hogar.
- Tener claro que el trabajo remoto puede significar que algunos roles cambien o se alteren.
- Confirme que puede continuar garantizando los pagos de nómina y comuníquelo con sus colaboradores.

Respecto a la comunicación con clientes, el organismo señaló que es importante “mantenerlos informados sobre cualquier cambio en las políticas internas de su organización y de comunicar cómo esto puede afectar los estándares de servicio”.

En cuanto al trabajo en casa, la recomendación principal es transmitir mensajes claros y directos sobre las políticas que se seguirán durante la contingencia, por lo que es necesario definir:

- Las horas de trabajo.
- Las expectativas en torno a las comunicaciones.
- Revisar roles.
- Mantener la confidencialidad de la información comercial.
- Establecer términos claros sobre si se cubren los gastos operativos asociados con los colaboradores que usan su hogar.

“Con el autoaislamiento e incertidumbre financiera, nuestra fuerza laboral está en alto riesgo de enfrentar problemas de salud mental. El departamento de Recursos Humanos puede celebrar seminarios web sobre bienestar con empleados que trabajan desde casa y aumentar las prácticas de higiene y cuidado personal. Esto puede ayudar a los colaboradores a aumentar la capacidad de recuperación durante este momento difícil”, destacó el Instituto Mexicano de Transporte.

Comenta y síguenos en Twitter: @GrupoT21