30% de los dollys podría quedarse sin emplacar; CMT expone lineamientos

Cerca de 21 mil dollys que remolcan vehículos pesados en México podrían quedar fuera de circulación una vez que la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) dé el banderazo para que la Dirección General de Autotransporte Federal (DGAF) inicie proceso de emplacamiento de los convertidores, comentó Salvador Saavedra, Socio fundador y líder del Comité de Normalización de Consejo de Mantenimiento y Tecnología (CMT).

En el marco del desayuno-conferencia “Requerimientos para el emplacamiento de convertidores (dollies)”, el también Presidente de la Rama Industrial 105 de la Cámara Nacional de la Industria de la Transformación (Canacintra) explicó que se estiman un total de 70 mil dollys en México, de los cuales cerca del 30% podría quedar fuera del mercado por no adecuarse a los requerimientos que dicta la Norma Oficial Mexicana NOM-012-SCT-2-2017 Sobre el peso y dimensiones máximas con los que pueden circular los vehículos de autotransporte.

Con base en el numeral 6.1.2.2.6 de la NOM-012, los dollys o convertidores deben portar una placa de identificación que se podrá obtener con base en determinados requerimientos técnicos y de seguridad, sin embargo, desde 2017 a la fecha el procedimiento para el emplacamiento de este tipo de equipo aún no ha sido liberado, lo que significa una oportunidad para que transportistas y proveedores puedan alistarse ante las nuevas exigencias.

De acuerdo con Salvador Saavedra, el nuevo proceso para el emplacamiento de los convertidores se encuentra en su última etapa para ser liberado por la Comisión Nacional de Mejora Regulatoria (Conamer) y publicado posteriormente en el Diario Oficial de la Federación (DOF).

Por lo anterior, el representante de Canacintra en el CMT explicó ante fabricantes y transportistas los requisitos que deberán cumplir los equipos para ser admitidos por la DGAF para su registro, ya que además de los 21 mil que pueden quedar fuera por no cumplir con algún requerimiento, se calcula que alrededor de 15% de los dollys fueron hechos a partir de pedazos de un camión.

También puedes leer: Michoacán rebasa a Puebla como el segundo estado con más robos

Algunas de las especificaciones documentales son que el transportista presente un documento que acredite la posesión legal del dolly, así como que la placa de identificación corresponda al número de identificación marcado en el chasis, para convertidores fabricados con posterioridad al 13 de marzo de 2010.

En ese sentido, Saavedra Ceballos comentó que “ese es un primer gigantesco filtro que pretende hacer la autoridad porque muchos dollys fueron fabricados, algunos transportistas hicieron su propio dolly y otros agarraron un camión viejo o importado, lo cortaron, le pusieron lanza y dijeron ya tengo dolly, ese universo pretende la autoridad sacarlo del mercado”.

Asimismo, la norma pide constancia de cumplimiento de la NOM-035-SCT-2-2010, para convertidores fabricados con posterioridad al 1 de diciembre de 2010, así como el dictamen de condiciones físico mecánicas.

Por otro lado, el especialista detalló los lineamientos técnicos que serán necesarios para el emplacamiento de los convertidores, los cuales, dijo, serán emitidos por los centros de inspección físico mecánica de la DGAF y revisados y monitoreados en carretera.

Comenta y síguenos en Twitter: @XanathLastiri / @GrupoT21

Consulta la edición electrónica de la revista T21 de febrero en este link