Arrancar 2020 sin perderse en la ruta

En 2019 México vivió una transformación política, económica y financiera que impuso nuevos esquemas para la ejecución del gasto público y para las inversiones privadas, aunado a la incertidumbre de la ratificación del Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC), con lo que las expectativas de crecimiento se desplomaron. En este camino, el autotransporte surcó los efectos de la transición del nuevo gobierno, pero ahora debe alistarse para arrancar 2020.

"El transporte de carga es una actividad transversal a muchas actividades económicas y por ello siempre se encuentra en estado latente de una posible recesión. Hay que recordar que es también una demanda derivada, si el país entra en recesión, se deja de comprar y, por tanto, se deja de transportar”, comenta Elías Jiménez, investigador del Instituto Mexicano del Transporte (IMT).

Analistas del Banco Ve por Más indicaron que el crecimiento de la economía del país podría llegar a 1.5% en 2020. “No es un gran rebote, pero sí es algo positivo en comparación con 2019”, considera Alejandro Saldaña, Economista en Jefe del grupo financiero. Respecto de la inflación, se estima una cifra cercana al 3.5% en promedio en 2020, lo que podría impulsar al consumo privado y, por ende, al transporte de mercancías.

Además, se proyecta que las tasas de interés sean alrededor de 6.5% con una tendencia a la baja. “El sistema financiero es más flexible y si las tasas bajan, pueden aprovecharlas. Tener un buen crédito abre las puertas siempre”, aseguró Salvador Bañuelos, Presidente de AFS International. El investigador del IMT coincide en que los intereses y la inflación “son de los factores que más afectan al sector, por ello la importancia de que los transportistas identifiquen correctamente su estructura de costos para no ofrecer servicios con tarifas por debajo de estos”, señala.

Salvador Bañuelos explica que “desde hace mucho los transportistas habían registrado altos porcentajes de utilidades y beneficios fiscales, esto provocó que se olvidaran del área de crédito y cobranza. Había holgura para que les pagaran en 100 o más días, pero ya no se pueden dar este lujo, los costos en 2020 van a subir”.

Si deseas conocer más acerca de este reportaje y los consejos de los especialistas para llevar una administración adecuada de las flotas, te invitamos descargar la edición de enero de la revista T21, disponible en este link.

Comenta y síguenos en Twitter: @XanathLastiri / @GrupoT21