¿Y las pipas para combatir el huachicol?

En diciembre de 2018, Andrés Manuel López Obrador, Presidente de México, asumía las riendas del país y daba los primeros pasos rumbo al cumplimiento de sus promesas como aspirante a la presidencia, camino en que aseguró dar marcha atrás a la reforma energética, rescatar a Petróleos Mexicanos (Pemex) y combatir el robo de hidrocarburos, entre otras propuestas en materia energética.

La primera acción que ordenó el mandatario al inicio de 2019 fue cerrar los ductos con mayores pérdidas por ordeña ilegal de hidrocarburos (huachicoleo), lo que provocó desabasto en diversas estaciones de servicio, caos logístico e incremento de precios, por lo que diversas empresas que integran la Cámara Nacional del Autotransporte de Carga (Canacar) atendieron la demanda de distribución de los combustibles que dejó la decisión presidencial.

Así, el 22 de enero del año pasado AMLO anunció inversiones por 85 millones de dólares para la adquisición de 571 pipas que serían compradas en el extranjero bajo un esquema de adjudicación directa, contratos que ascendieron a 100 millones de dólares por 612 equipos que se comprarían en total, de los cuales, a abril de 2019 operaban 428 bajo el cargo de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena).

A un año de la compra de estas pipas, López Obrador anunció recientemente los resultados del llamado Plan conjunto para combatir el robo de hidrocarburos, entre ellos, la conformación de un agrupamiento de transporte terrestre de combustible, se adquirieron en total en todo el año 612 auto tanques, se transportaron mil 750 millones de litros de combustible y se contrataron a mil 681 operadores.

Sin embargo, el documento no aclara si actualmente operan los 612 autotanques adquiridos, si aún continúan laborando los conductores contratados, ni cuánto disminuyeron las pérdidas volumétricas por el uso de las pipas.

También puedes leer: aumenta 3% IEPS en diésel; litro alcanza máximo histórico

Por otro lado, el gobierno de México indicó que durante todo 2019 hubo siete agresiones a convoyes que transportaban hidrocarburos en los estados de Oaxaca, Sinaloa, Tamaulipas y Veracruz, y se aseguraron 8.3 millones de litros de combustibles, tres mil 800 vehículos terrestres y 66 embarcaciones.

En tanto, T21 identificó que en todo el año hubo cinco volcaduras de pipas de Pemex en distintas carreteras del país, algunas pertenecientes al Plan del gobierno.

Mientras, con todas las estrategias del Plan conjunto para combatir el robo de hidrocarburos, se redujeron de enero a diciembre de 2019 el 91% de las pérdidas volumétricas de los combustibles, aunque persiste una fuga de cinco mil barriles por día (mbd), equivalentes a 15 millones de pesos.

Por otro lado, fuentes de T21 comentaron que a un año del combate contra el huachicol, el autotransporte pasó de tener una participación de 35 a 60% en la distribución de combustibles a las estaciones de expendio y servicio al público.

Comenta y síguenos en Twitter: @XanathLastiri / @GrupoT21