¿Qué oportunidades hay para el autotransporte transfronterizo?

Luego de que Celadon Group anunciara el cese de sus operaciones en México, Estados Unidos (EU) y Canadá, transportistas mexicanos ven oportunidades de entrar al mercado estadounidense como una estrategia para impulsar su crecimiento en 2020 y probablemente cubrir una parte de la demanda que dejó la transportista que participaba con 25 filiales.

“Es muy sencillo poder comenzar en Estados Unidos, incluso más fácil que en México”, comentó a T21 Salvador Bañuelos, Cofundador y Presidente de AFS Internacional, agencia internacional de cobranza y servicios financieros.

De acuerdo con el especialista en transporte y comercio exterior, existen tres “vías” por las que empresas mexicanas pueden explorar al mercado estadounidense: con el cruce de mercancías en la frontera, con movimientos más allá de la frontera o en asociación con alguna empresa o socio de EU.

Aunque la modalidad de sólo cruzar la carga entre ambos países es muy atractiva para los transportistas, Salvador Bañuelos dijo que lo más recomendable ahora es arrancar con una empresa que realice movimientos mas internos en EU.

“El crossborder no es tan buen negocio para iniciar en este contexto, por eso se llegan a comprar camiones de ocho mil o 10 mil dólares, por decir algo, pues nadie pone una flotilla ‘plus’ sólo para cruzar mercancía, sería una inversión mal puesta”, detalló.

Alertó que pese a que Celadon presentó su adhesión al Capítulo 11 del código del Tribunal de Bancarrota de EU, tal como T21 lo informó, probablemente algunos transportistas asociados a esta firma puedan buscar cubrir su demanda de manera independiente, aunque los brokers podrían absorber la carga y pasarla a fletes mexicanos, reconoció.

También puedes leer: Quiebra de Celadon, sin precedente en la industria del autotransporte.

¿CÓMO OPERAR EN EU?

De acuerdo con el Cofundador de AFS Internacional, el primer paso para iniciar operaciones en el país vecino del norte es establecer una clara independencia entre la firma que opera en México y la que está en EU, aunque se trate de la misma empresa.

“Es lo mejor por cuestiones de riesgo, aunque Estados Unidos es un mercado con altas oportunidades, un error puede costar millones de dólares”, advirtió.

Para poder acreditarse en EU como una transportista, explicó que un empresario mexicano puede instalar en Laredo, Texas, su compañía bajo el esquema LLC (Limited, Liability Company), “que es en México como una empresa de Sociedad Civil, y aunque viva en México puede hacerlo”, agregó.

El segundo paso es abrir una cuenta bancaria y darse de alta en el IRS (Internal Revenue Service), un organismo homólogo al Servicio de Administración Tributaria (SAT) de México.

“A esta nueva cuenta se le transfiere capital y se compran los vehículos para que sean el activo principal. Despúes se solicita el permiso de transporte de carga al Departamento de Transporte de Estados Unidos (DOT, por sus siglas en inglés) y de aquí dependerá el tipo de permiso, si es para transitar solo en Texas o hacia otros estados”, dijo.

Agregó que el DOT entrega dos números; el Motor Carrier (MC) Number, que es el número para operar como transportista de carga, y el USDOT Number, que es el código que entrega el departamento estadounidense. “Hay permisos como el FF, que es sólo de Freight Forwarder, pero con un permiso MC le dicen al mundo que tienen unidades propias”, abundó.

El siguiente paso es contratar un seguro ya que sin éste el DOT no entrega los permisos para circular en territorio extranjero.

Otra manera, de poder arrancar el movimiento de carga es mediante la asociación con algún transportista que radique en EU y se solicita entonces un permiso tipo Inc.

“Lo importante en este tipo de asociación es tener en cuenta el historial crediticio de sus socios en el extranjero porque no tener un crédito certero, en vez de atraer un buen jugador, las consecuencias pueden ser más caras”, alertó el especialista.

Salvador Bañuelos consideró que el caso de Celadon no será el único en los próximos meses y probablemente cierren más transportistas, ya que“ en Estados Unidos hay una guerra de precios muy desleal, sus costos se han vuelto muy elevados y se están desangrando entre ellos”, dijo.

Finalmente expresó que además de ser una “ventana de oportunidades” para los empresarios mexicanos, también es una alerta para que comiencen a administrar sus costos, ya que las condiciones de 2020 podrían provocar casos como el de Celadon Group, pero para las compañías mexicanas.

Comenta y sígueme en Twitter: @XanathLastiri