Aplicación de la NOM-035-STPS en el autotransporte

El próximo 23 de octubre entra en vigor la Norma Oficial Mexicana (NOM)-035-STPS-2018, Factores de riesgo psicosocial en el trabajo, identificación, análisis y prevención. Una nueva regulación que enfrentará el autotransporte de carga.

El objetivo de su implementación es “establecer los elementos para identificar, analizar y prevenir los factores de riesgo psicosocial, así como para promover un entorno organizacional favorable en los centros de trabajo”, de acuerdo con lo establecido en la norma.

Lo anterior significa que es obligación del patrón identificar a los trabajadores que fueron sujetos a acontecimientos traumáticos severos durante o con motivo del trabajo y canalizarlos para su atención a la institución de seguridad social o privada, o al médico del centro de trabajo o de la empresa. Asimismo debe practicar exámenes médicos y evaluaciones psicológicas a los trabajadores expuestos a violencia laboral y los factores de riesgo psicosocial, entre otras obligaciones.

“Este requerimiento normativo supone retos específicos para el ramo del autotransporte, cuya operación cotidiana incluye factores que inciden en los niveles de estrés, ansiedad y fatiga en los conductores”, comentó a T21, José Carlos Martínez Vázquez, Investigador del Instituto Politécnico Nacional (IPN).

El también transportista detalló que la NOM-035 establece la metodología sobre los parámetros que los empleadores, en este caso los transportistas, deberán seguir y aplicar para prevenir riesgos psicosociales en sus operadores, así como dar seguimiento conforme lo dicta la ley.

También puedes leer: Multifactorial, el reto para la generación y retención de operadores

Sin embargo, explicó que por tratarse de una regulación de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS) “aún persisten muchas dudas sobre si tiene que contratar algún consultor externo certificado para la evaluación o si tienen que pagar multas por el estrés de los trabajadores y específicamente cómo va a funcionar para el autotransporte”.

Al respecto detalló que hasta el momento no existe un “manual” de cómo se aplicará la norma para este sector, pero es importante que los transportistas sepan interpretar los requerimientos de la norma, por ello, elaboró un curso en el que expone los factores de riesgo comprendidos en la NOM-035, así como las mejores prácticas de prevención y control de los mismos.

El investigador, quien realizó un análisis doctoral de la norma cuando se planteó como proyecto en 2016, comentó que desde hace 30 años ya se hablaba del síndrome de bornout, (estrés laboral), ahora pilar de la NOM-035, "porque se analiza el deterioro de las personas a consecuencia del mismo trabajo, lo cual afecta a las relaciones sociales y familiares, provoca enfermedades y una mala calidad de vida, adicciones, depresión o ansiedad, efectos en el sector transporte que vivimos de una manera constante y permanente”, agregó.

Por lo anterior, recomendó a los transportistas capacitarse para poder cumplir con la normatividad ya que la multa por trabajador podría costar desde 21 mil pesos, entre otras pérdidas no monetarias como incidentes viales o menor productividad y competitividad.

“Veo con buenos ojos esta norma porque con ella se profesionaliza al sector y se le dota de herramientas para ser más competitivo. El conductor de una unidad es un profesional y lo hemos descuidado como ser humano, como sector, como proveedores de carga y, desde la regulación, lo hemos descuidado. La NOM-035 nos va a permitir desde un punto de vista científico hacerlo de una mejor manera”, dijo.

Comenta y síguenos en Twitter: @GrupoT21 / @XanathLastiri