Caída en venta de camiones acelera petición de cambio en vigencia de NOM-044

Para la venta de vehículos pesados, agosto refrendó la tendencia que se inició en julio. En el octavo mes del año se registró una contracción de 61.2% respecto al mismo ciclo de 2018, informó la Asociación Nacional de Productores de Autobuses, Camiones y Tractocamiones (ANPACT).

En agosto pasado se desplazaron mil 668 unidades en ventas mayoreo de camiones y autobuses, que comparadas con las cuatro mil 301 registradas en agosto de 2018, representa una disminución del 61.2 por ciento.

A diferencia de julio pasado, en agosto las ventas al menudeo también sufrieron una contracción, desplazándose tres mil 068 unidades que, comparadas con las comercializadas durante el mismo mes del 2018, significan una disminución del 19.8 por ciento.

Miguel Elizalde, presidente ejecutivo de la ANPACT argumentó que “la caída en las ventas tanto al mayoreo como al menudeo, durante el mes de agosto, confirma la tendencia pronosticada, consecuencia del salto tecnológico hacia la tecnología EuroV/EPA07”.

“La caída en las ventas es un fenómeno que preocupa a la industria y de no tomarse las medidas pertinentes, puede agravarse. La disponibilidad de diésel ultra bajo azufre(UBA) en todo el territorio nacional es un tema fundamental para la industria en el corto y mediano plazo. Requerimos certidumbre y actualmente las disposiciones establecidas en la NOM-044 no le dan seguridad jurídica a la industria, ni certeza a los transportistas para comprar unidades nuevas”, sentenció.

La industria tuvo un comportamiento positivo en el primer semestre del año, lo cual favorece las cifras acumuladas. Así, las ventas al mayoreo en el periodo enero – agosto totalizaron 28 mil 852 unidades, un aumento de un 16.3% si se compara con las 24 mil 802 unidades comercializadas durante el 2018.

En tanto, las ventas acumuladas al menudeo registraron un total de 28 mil 378 unidades, lo que representa un incremento de 8.6 por ciento.

Elizalde recordó que “la NOM-044-SEMARNAT-2017, establece que la industria debe producir vehículos pesados con tecnología EuroV/EPA07, o más nueva, desde el pasado primero de julio, tecnología que puede funcionar con diésel regular. Desde el primer día de 2021, sin embargo, ese no será el caso, ya que sólo se podrán producir e importar vehículos con motores con tecnología EuroVI/EPA10. Si a este tipo de vehículos se le suministra otro combustible que no sea diésel UBA, se frenan y con ellos la industria”, agregó.

Frente a esto, los agremiados en ANPACT solicitan que la tecnología actual de EuroV/EPA07 y la EuroVI/EPA10 convivan hasta que se cuente con el 100% de diésel UBA en el territorio nacional, situación que se ha manifestado a la Subsecretaría de Fomento y Normatividad Ambiental de la Semarnat.

Comenta y síguenos: @GrupoT21