Valbo, el motor de Cooperativa Pascual se "refresca"

Filiberto Bucio tomó el volante, encendió el camión y sin querer recorrió el primer kilómetro que años después lo llevaría a conformar y posicionar a Transportes Valbo en uno de los eslabones más fuertes de la cadena de Cooperativa Pascual, empresa dedicada a la industria de bebidas en México, que hoy se transforma con nuevos productos y una nueva generación administrativa a bordo.

“Desde 1994 iniciamos operaciones en la transportista, pero yo empecé en 1970 manejando un camioncito de reparto en refrescos Pascual, la primera empresa que comenzó haciendo los productos con la marca Boing, Pascual y Lulú”, contó a T21 Filiberto Bucio, Presidente del Consejo de Transportes Valbo.

La transportadora de otras marcas como Néctasis, Mexicola y Agua Pascual arrancó su camino como una filial de la Sociedad Cooperativa de Trabajadores Pascual, actualmente opera bajo este esquema y también se encarga del reparto para otras compañías que también buscan consolidar su presencia en todo el territorio nacional.

“Manejamos varias unidades, no solo el transporte de carga federal, hay torton, sencillo, full, en plataforma caja seca, encortinados y palets. A la Cooperativa les rentamos 600 camionetas de rango medio que hacen el reparto urbano y tenemos 190 tractocamiones para operar la flota”, detalla el Presidente del Consejo de Valbo.

Grupo Valbo tuvo un crecimiento en el primer trimestre de 2019 de 5% con relación a igual periodo del año anterior, mientras que el año pasado adquirió nuevas unidades e invirtió en la construcción de un nuevo patio, estrategia proyectada para crecer entre 10 y 15% a finales de este año.

“Estamos acarreando muchos contenedores desde Manzanillo, hemos aumentado en clientes y en intensidad, lo que nos orilló a comprar 35 unidades el año pasado y desde abril de 2019 abrimos el patio a unos 500 metros de la aduana de Manzanillo para atender el flujo de demanda de viajes”, detalló Filiberto Bucio.

NUEVO PRODUCTO, UN NUEVO RETO

El representante de la transportadora, junto a los 600 cooperativistas confían en el crecimiento de la industria de bebidas en los siguientes años, por lo que están listos para enfrentar el nuevo desafío que representa el lanzamiento de Leche Pascual y la incorporación de garrafones, nueva carga que representará ajustes en su logística.

La estrategia es subirlos en la misma unidad y ruta de reparto y en cuanto el volumen de ventas pida mayor demanda tienen que salir líneas separadas, mientras tanto van combinadas. "El manejo de los palets es sencillo porque el tetrapack es manipulable y en Cooperativa tenemos todo la experiencia para el manejo para ese tipo de embalaje", dijo.

“Con los garrafones se está planeando una nueva línea de unidades de distribución porque está creciendo la demanda de agua purificada, es algo lógico porque en todas las ciudades hay problemas en la red de abastecimiento y cada vez es mayor la necesidad de agua envasada”, señaló el Presidente del Consejo de Valbo.

Ahora, transportista y embotelladora viven un proceso de transición de las nuevas generaciones, hijos de socios quienes deberán retomar el rumbo de ambas empresas sin dejar la base de su nacimiento, una visión cooperativa.

“Lo que me motiva a seguir aquí es el origen que mantenemos de cooperativistas, el destino que le damos a la riqueza que produce el trabajo, de un reparto horizontal”, aseguró el hombre que ha trabajado en la industria de bebidas por casi 50 años en México.

Comenta y sígueme en Twitter: @XanathLastiri