Dobles remolques deben integrar retardadores para mejorar seguridad

En el marco del periodo de recepción de comentarios sobre el Proyecto de Norma Oficial Mexicana PROY-NOM-012-SCT-2-2017, “Sobre el peso y dimensiones máximas de vehículos de autotransporte”, a través del sitio de la Comisión Federal de Mejora Regulatoria (Cofemer) se solicita que las configuraciones doblemente articuladas (fulles o doble remolques) incorporen los retardadores para favorecer la seguridad.

En el punto 5.2.6 del Proyecto de NOM-012 se precisa: “Los autobuses, camiones unitarios y tractocamiones deberán contar con freno auxiliar de motor o retardador o freno libre de fricción”.

En el caso de los doblemente articulados, el numeral 6.1.2.2.5 precisa: “El tractocamión de las configuraciones tractocamión doblemente articulado (TSR y TSS), deberá contar con freno auxiliar de motor o retardador o freno libre de fricción”.

En la perspectiva de José Manuel Álvarez Díaz, Director General de Cofremex, lo primero que tendría que identificarse es la definición de los tipos de frenos libres de fricción y que se consideran en el numeral 4.15, que son aquellos que dependen del motor y los que son ajenos a su comportamiento, como los retardadores.

Si ya a los autobuses y camiones unitarios se les exige contar con un retardador, los tractocamiones que mueven más peso bruto vehicular deberían incorporarlos por un tema de seguridad”, expone Álvarez Díaz en su comentario de Cofemer.

Entrevistado por T21 al respecto, José Manuel Álvarez expuso que la capacidad de frenado de un sistema independiente al motor permite generar capacidades de frenado de hasta 700 caballos de fuerza (hp) y que en conjunto con el freno de motor, favorece el tránsito seguro de los vehículos.

En meses recientes se hizo viral el momento en que un tractocamión articulado en la autopista de Puebla tuvo que recurrir a la rampa de frenado, al no poderlos accionar derivado de un sobrecalentamiento.

“Es común que para ir controlando las velocidades de las unidades se provoca un calentamiento de las balatas y una cristalización, lo que genera que no haya un funcionamiento seguro”, expuso.

En el Proyecto de NOM-012 que se evalúa se consideró eliminar dos tipos de tractocamiones doblemente articulados, aquellos que incorporaban mayores características físico-mecánicas y de seguridad, para exigir a todos los que circulen en este tipo de configuraciones mayores capacidad. Por lo anterior, es que el directivo de Cofremex expone que es el momento para integrar el retardador como una condición mínima.

El retardador electromagnético es un sistema que se instala entre la caja de cambios y el diferencial, asumiendo el trabajo de reducir la velocidad o moderarla, y liberando al sistema de frenado convencional de esta actividad, para cuando tenga que emplear para cuestiones de alto total o de emergencia.

Comenta y sígueme en Twitter: @DidierRT