Salzillo, por un carril diferente

Desde su origen la firma transportista Salzillo ha buscado incorporar un componente de innovación. Si bien aprovechó el esquema que dio paso a las primeras firmas de transporte en el país, el factor diferenciador está en su estructura de socios.

Aunado a su conformación empresarial, Salzillo mantiene una relación con los freight forwarders, vínculo con el que ha podido incrementar su operación, mejorar su servicio y ser reconocido por sus clientes, como el premio obtenido con Ryder.

Cuando se concibió Salzillo identificamos que en el autotransporte hay un limbo entre trabajadores e inversionistas, se trata de los profesionistas o altos directivos, que han sido exitosos en sus actividades pero que no identifican áreas de oportunidad para destinar sus ahorros”, detalla Antonio José López Franco, Director General de Salzillo.

Y con una cita hace aún más contundente su estructura de inversionistas: “el mayor enemigo de un emprendedor es una buena posición en el organigrama”, asevera, y en ellos encontró a pilares de la organización.

En su tarjeta de presentación, Antonio López no ostenta el cargo real, sino aparece como “vendedor”, esa fue precisamente la actividad que realizó con diversos profesionistas y directivos para invitarlos a canalizar sus ahorros en activos de transporte, a partir de la confianza, para reunir hasta ahora una flota de 39 unidades: nueve tractocamiones, 17 camiones y 13 camiones ligeros.

Si quieres conocer más sobre la estrategia de Salzillo, te invitamos a descargar la edición electrónica de T21 en este link.

Comenta y sígueme en Twitter: @DidierRT