Colocar filtros en autobuses retrasaría renovación de la flota: ANPACT

La Asociación Nacional de Productores de Autobuses, Camiones y Tractocamiones (ANPACT) dio a conocer su preocupación por la decisión del Jefe de Gobierno Miguel Ángel Mancera, de equipar los autobuses del transporte público con filtros de partículas, no obstante, sería más importante impulsar la renovación vehicular, y esta medida podría ocasionar el resultado inverso.

En un comunicado, Miguel Elizalde Lizarraga, Presidente Ejecutivo de ANPACT comentó, “las autoridades del gobierno de la CDMX, quienes han dado a conocer la iniciativa para invertir 30 millones de pesos en filtros para 100 autobuses; deben tener en cuenta que sólo mediante la renovación de la flota antigua se lograría, además de la reducción de emisiones, garantizar en su totalidad la seguridad y calidad del servicio para los usuarios. El reto es enorme, hay que sustituir más de 20 mil microbuses y las acciones deben tener a mediano plazo, un impacto mayor a 100 autobuses”.

Con base en los datos compartidos por ANPACT, los filtros en los vehículos ayudan a combatir las emisiones contaminantes; sin embargo, no representan por sí solos la medida suficiente para optimizar los vehículos por completo; en ese sentido, se corre el riesgo de que se alargue la vida de vehículos usados, ocasionando faltantes en otros aspectos indispensables de los mismos.

En México el promedio de edad de los vehículos pesados en circulación es de 17 años, lo que hace de la renovación de la flota un tema prioritario. Como se mencionó anteriormente: si se coloca un filtro sin renovar el vehículo, se corre el riesgo de retrasar la chatarrización de unidades viejas y de no acatar el cumplimiento normativo para vehículos nuevos. “Con la colocación de filtros en vehículos usados, se saca la vuelta a la NOM-044-SEMARNAT, la cual está por actualizarse” agregó el Presidente Ejecutivo de ANPACT.

Ratificó la posición de la industria respecto a avanzar de forma gradual en la normatividad federal (NOM-044-SEMARNAT) para nuevas tecnologías con el medio ambiente, ello cuando se garantice el abasto de diesel de Ultra Bajo Azufre (UBA) a nivel nacional.

En la Ciudad de México se cuenta con doble reto: mejorar la calidad del aire y optimizar la seguridad y calidad del servicio de los vehículos de autotransporte. Los recursos son limitados y la propuesta de la industria, es aprovecharlos al máximo mediante la renovación vehicular.

“Hay que reconocer que la Ciudad de México es punta de lanza en la aplicación de nuevas tecnologías a nivel nacional, y además como capital, es ejemplo para el resto del país. Las medidas amigables para el medio ambiente tienen antecedente internacional y nosotros, como industria, reafirmamos el compromiso de colaborar con las autoridades en beneficio de la sociedad”, concluyó Elizalde.

Comenta y sígueme en Twitter: @RevistaT21