Falta de regulación afecta a proveedores formales de refacciones

QUERÉTARO, QRO.- El mercado de repuesto en el segmento de camiones se estima tiene un valor anual de tres mil 500 millones de pesos (mdp), de este volumen se calcula que sólo 20% lo aportan las proveedores de equipo original de unidades pesadas, mientras que el resto se da en un mercado secundario e importaciones que no están reguladas.

Alfredo Carsolio, Director de Postventa de Freightliner en México comentó que como en otros segmentos, no se tiene una regulación para la importación de partes, “es común ver en las carreteras cómo se importan tractocamiones completos por partes para atender las necesidades de repuesto para algunos empresarios”.

A decir del directivo este un flagelo con el que han tenido que enfrentar los proveedores de partes orginales, en donde algunos segmentos del mercado responden al tema de precio, aunque no se atienden otros elementos como seguridad.

En este tenor, Óscar Rodríguez, Gerente de Ventas de Acurride en México, fabricante de rines para los segmentos de autotransporte, refirió que en este mercado se ha encontrado productos importados, principalmente de origen chino, que no cumplen con las especificaciones de seguridad y por lo tanto se vencen ante las condiciones a las que se les exige en México.

“Son rines que tienen un precio que no alcanza ni el costo de producción de los nuestros, y obviamente no están ni homologados ni validados por los fabricantes de equipo original y que por el contrario son un riesgo para la operación porque desgastan las llantas, además de no favorecen el consumo de combustible por su peso que es mayor a los otros”, agregó Rodríguez.

En la perspectiva del directivo, esto también tiene su razón de ser en el hecho de que el autotransporte de carga en México está dominado por los pequeños transportistas, para los cuales el factor precio es fundamental para la decisión de compra, aunque ello tenga un riesgo de seguridad.

Estos factores son los que deben fortalecerse a partir de la regulación y la vigilancia para impedir el ingreso de este tipo de productos.

Twitter: @DidierRT