Encadenamiento en renovación vehicular, principal modificación para 2016

El "encadenamiento" o mecanismo por el cual se permite la compra de unidades chatarra entre empresas de transporte es una de las principales modificaciones que se integraron en el programa de renovación vehicular, mismas que se incluyeron en la Miscelánea Fiscal que se publicó el pasado 23 de diciembre en el Diario Oficial de la Federación (DOF).

Esta figura permite que un pequeño transportista pueda comercializar su unidad "chatarra" a una línea transportista más grande, la cual le venderá a su vez un vehículo seminuevo con máximo ocho años de antigüedad. En tanto,la compañía que adquirió la unidad obsoleta será la encargada de entregarla para chatarrizarse y aplicar el estímulo para adquirir un vehículo nuevo.

"De esta manera se logra desplazar el mercado secundario y que sean las empresas con mayor capacidad adquisitiva las que compren los vehículos nuevos", comentó en entrevista con T21, Miguel Elizalde Lizarraga, Presidente Ejecutivo de la Asociación Nacional de Productores de Autobuses, Camiones y Tractocamiones (ANPACT).

En ambas transacciones, tanto la venta de la chatarra como la adquisición del vehículo seminuevo, deben quedar registrados ante la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), así como con su respectiva generación de factura electrónica (CFDI) ambas transacciones.

En la perspectiva de Elizalde Lizarraga, este elemento podría ser el impulso del programa de renovación, que se estima que en 2015 habrá sumado mil 500 unidades, frente a las siete mil 248 que se destruyeron en 2014, lo que habla del área de oportunidad que existe, y sobre todo, cuando se tiene una meta de alcanzar seis mil unidades en el primer año de este nuevo programa.

Estas modificaciones se generaron después de que asociaciones y cámaras del sector del autotransporte manifestarán la urgencia por llevar a cabo una modificación del esquema, ante el poco dinamismo que tenía el programa con menos de 500 unidades en más de seis meses de operación.

Por ahora el sector del autotransporte tienen pendiente una reunión con la autoridad, tanto con la SCT como con la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), no sólo para seguimiento sino para despejar dudas al respecto, como por ejemplo, cómo se considerarán los vehículos en donde una persona física entrega la chatarra a una moral, y es esta última la que destruye la unidad.

Además del "encadenamiento", otras de las modificaciones que se incluyeron fue el ajuste por la inflación a los montos del estímulo de 2.2%, por lo cual quedaron en los siguientes niveles:

  • I. Tractocamiones tipo quinta rueda, $255,525.00 (Doscientos cincuenta y cinco mil quinientos veinticinco pesos 00/100 M.N.).
  • II. Camiones unitarios de 3 ejes con peso bruto vehicular mínimo de 14,500 kg., $163,536.00 (Ciento sesenta y tres mil quinientos treinta y seis pesos 00/100 M.N.).
  • III. Camiones unitarios de 2 ejes con peso bruto vehicular mínimo de 11,794 kg., $109,365.00 (Ciento nueve mil trescientos sesenta y cinco pesos 00/100 M.N.).
  • IV. Autobuses integrales con capacidad de más de 30 asientos de fábrica, $255,525.00 (Doscientos cincuenta y cinco mil quinientos veinticinco pesos 00/100 M.N.).
  • V. Autobuses convencionales con capacidad de más de 30 asientos de fábrica, $148,205.00 (Ciento cuarenta y ocho mil doscientos cinco pesos 00/100 M.N.).
  • VI. Plataforma o chasís para autobuses integrales a los que se les pueda instalar más de 30 asientos, $153,315.00 (Ciento cincuenta y tres mil trescientos quince pesos 00/100 M.N.).
  • VII. Plataforma o chasís para autobuses convencionales a los que se les pueda instalar más de 30 asientos, $88,923.00 (Ochenta y ocho mil novecientos veintitrés pesos 00/100 M.N.).

Miguel Elizalde puntualizó que derivado del rezago que se tiene en la edad vehicular que se tiene en el país, se requiere un ritmo de renovación de 15 mil unidades anuales, por lo que todas las acciones que se generen en favor de este esfuerzo contribuirán con el pendiente que se tiene.

Por ahora el beneficio del encadenamiento se mantiene únicamente para flotas del servicio público federal, a pesar de que Alex Theissen, Presidente de la Asociación Nacional del Transporte Privado (ANTP), ha mantenido un discurso a favor de que se pueda hacer factible esta figura en las flotas privadas, para que bajo la misma figura enajenen un vehículo seminuevo al pequeño transportista y la chatarra adquirida sirva como estímulo para la adquisición de una nueva.

Twitter: @DidierRT