Crisis carretera en Baja California: SCT y diputados

ENSENADA, BC.- La colocación de recursos procedentes de las cuotas en el llamado fideicomiso carretero del país ha frenado la continuación de trabajos de la escénica Ensenada -Tijuana y el tramo Ensenada-San Miguel.

Jaime Palafox Toscano, Diputado Estatal, indicó que este hecho significa que Ensenada se ha convertido en subsidiaria de otros estados para pagar las deudas de sus carreteras sin haber resuelto sus problemas.

Palafox indicó que en diciembre de 2004 se logró un punto de acuerdo en el Congreso Estatal donde se pedían recursos a la federación para terminar la superficie de acotamiento de la carretera.

En mayo el delegado de la Secretaría e Comunicaciones y Transportes (SCT) informó que ya se tenía el recurso listo para empezar en junio a arreglar el acotamiento. Pese a esto no se ha podido distribuir el dinero en tanto no se resuelva la controversia constitucional y se reasignen los recursos por parte del legislativo federal para el tramo San Miguel-Ensenada.

En el caso del resto de la carretera, los recursos que proporciona de las cuotas que se pagan en el tránsito, estos se transfirieron a un fideicomiso de Banobras y estas cuotas, se están yendo desde hace meses a manos de la federación para hacer carreteras sin atender lo que requiere Ensenada.

Ese fideicomiso se creó con la aprobación de los diputados federales y contempla un fondo de 17,000 millones de pesos para el rescate de carreteras mexicanas, pero nada de eso es para esta zona.

Sobre cómo y cuando se constituyó dicho fideicomiso y cómo votaron para que las cuotas se llevaran a otra región es algo que deben explicar diputados federales porque se afectaron recursos urgentes para las carreteras de la entidad.

El problema de fondo, agregó, es que se tomaron recursos que generan más recursos en un fideicomiso para garantizar hacer otras carreteras y podría ser una garantía permanente que no va cambiar y ahora es la escénica la que queda desprotegida.

El freno a los proyectos carreteros que se tenían en el país y en especial a Baja California obedece a la negativa de buena parte de legisladores de aprobar el presupuesto.

Pablo Alejo López Núñez, Diputado Federal, indicó que el Fideicomiso carretero hace una bolsa en todo el país de 17,000 millones de pesos para pagar la deuda carretera. En dicha bolsa entró Baja California que no está como beneficiaria porque no tiene carreteras endeudadas: pero se empezarán a asignar recursos para obras y por lo pronto hay acordados 13.5 millones de pesos para iniciar algunos trabajos en la entidad.

Sin embargo, estos 13.5 millones sólo alcanzan para construir 3 kilómetros de carreteras en Baja California. Aparte hay otros rubros del presupuesto para construcción de nuevas carreteras y van destinándose poco a poco a obras que se presentan en tiempo.

El legislador indicó que además de la bolsa de 17,000 millones de pesos para todo el país que existe en el fondo carretero actual hay otras partidas para cosas diferentes que no tienen que ver con la recuperación del presupuesto de la SCT.

Hay 6,000 millones de pesos detenidos en el presupuesto detenidos y congelados por resolución de la Suprema Corte. Esos recursos se someterán a revisión de los diputados y se deberán reprogramar como parte de las atribuciones del ejecutivo, pero mientras el ejecutivo no reprograme, puede ejercerlos de acuerdo a ley de coordinación fiscal.