¿El fin del camión con doble remolque?

Otro accidente pone una vez más en tela de juicio la circulación de camiones doblemente articulados, también conocidos como full, y los detractores de esta modalidad utilizan la trágica muerte de más de 20 personas para exigir su salida de las carreteras.

De acuerdo al peritaje exprés que realizó la Procuraduría General de Justicia del Estado de México (PGJEM), se dedujo que el accidente carretero del camión que transportaba materiales peligrosos en Ecatepec se debió a la “impericia e imprudencia” del chofer Omar Díaz Olivares de la empresa Transportes Migar, que forma parte de la empresa Termogas, pues el tractocamión año modelo 2012 y contaba con las especificaciones y el peso reglamentario.

Ahora, en un hecho que solo ocurre en nuestro México, los mismos transportistas piden se elimine de las carreteras la modalidad del full “por el bien de la seguridad carretera”, aunque de acuerdo a datos oficiales proporcionados por el Instituto Mexicano del Transporte (IMT, órgano descentralizado de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes) de un universo cercano a los 30 mil accidentes anuales, el tractocamion doblemente articulado participa en el 3% de los casos, genera el 2.2% de fatalidades y el 1.6% del total de lesionados, esto entre el 2008 y 2012.

El tema se encuentra en la balanza, ya que la Norma Oficial Mexicana NOM-012-SCT-2-2208, que guía los pesos y dimensiones para circular por carreteras, estará vigente hasta el próximo 31 de mayo, por lo que precisamente un día antes el accidente, la SCT había designado un panel de expertos para determinar posibles modificaciones o la creación de una nueva regla.

Actualmente, la NOM 012 autoriza 75.5 toneladas de carga y un máximo de 30 metros de largo, pues en el 2012 y pues por la presión política y social luego dos accidentes carreteros que también dejaron varias víctimas, la SCT pidió a la Cofemer sólo suspender un artículo transitorio que permitía cargar más peso a una parte de estos vehículos.

La seguridad carretera es asunto serio y primordial, pero también tendrá que entrar en consideración el tema de la competitividad en el transporte, de ahí la importancia del resultado que emitan los ocho reconocidos científicos encargados del tema, pues la disparidad entorno a la viabilidad del full se da también en un entorno político entre los transportistas privados y los federales.

Los privados, entre los que se encuentran empresas como FEMSA, Grupo Corona, Bimbo o Sabritas, argumentan que operar un camión con doble remolque genera ahorros de 26% respecto a movilizar el mismo volumen de mercancía con camiones de una caja, mientras que transportistas federales y los llamado “hombre-camión” consideran que el mayor peso en los vehículos genera inseguridad y daño en las carreteras, pero sobre todo, la posibilidad de realizar más viajes al reducir uno de los remolques que lleva el full.

En la actualización de la normatividad se deberá considerar la famosa Bitácora de Viaje, en la cual además de llevar la especificación de la carga y el horario de trabajo del operador, deberá incorporar a través de una rápida ecuación el tiempo de tránsito del camión para entrega del producto, pues vemos operadores “imprudentes” como le llama ahora la autoridad, por la exigencia de cumplir con los tiempos de entrega de la carga.

Además del resultado que emita el panel en torno a la normatividad de los camiones en carretera, se deberá considerar otros factores como el derecho de vía, un tema que merece un espacio adicional y que es queja constante también de los concesionarios del tren, pues en la “impericia e imprudencia” del operador, del peritaje no se menciona a los responsables de autorizar la construcción de las viviendas a la orilla de la autopista, aún y cuando el subsecretario de Infraestructura, Raúl Murrieta Cummings, diga que se deberá analizar caso por caso, porque en ocasiones “no se sabe si la carretera se acercó a la casa o la casa a la carretera”.

Parece oportuno recordar una vieja campaña publicitaria que hacía el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) hace tiempo que bien decía: los accidentes no nacen, se hacen.

En twitter: @EnriqueTorresMx