Circularán máximo 20 años los camiones

En la Cámara de Diputados se aprobó el pasado 19 de febrero un dictamen que reforma la Ley de Caminos, Puentes y Autotransporte Federal por el que los vehículos que deseen ingresar al servicio federal y privado de transporte de pasajeros, turismo y carga deberán tener una antigüedad no mayor a cinco años a partir del año modelo de su fabricación y sólo podrán transitar un máximo de 20 años, también a partir de su año modelo de fabricación, siempre y cuando cumplan con las verificaciones periódicas que establezcan las normas respectivas.

La Comisión de Transportes, que preside el diputado Juan Carlos Muñoz Márquez del Partido Acción Nacional (PAN) y ex presidente de la Cámara Nacional del Autotransporte de Carga (Canacar), dio a conocer que se reforman los artículos 35, 39 y 50, con la idea de que las unidades motrices cumplan con las condiciones de peso bruto vehicular, antigüedad de acuerdo al modelo de su fabricación y cuenten con dispositivos que regulen su velocidad máxima.

Eso sí, no aplicará para las unidades que a la entrada en vigor del decreto se encuentren en operación y registradas ante la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) y que tengan antigüedad mayor a los 20 años a partir de su fabricación.

En una de las medidas importantes y que va de la mano con la iniciativa, los diputados también exhortaron a las secretarías de Comunicaciones y Transporte, Economía, Medio Ambiente y Recursos Naturales y a la de Hacienda y Crédito Público, además de las instituciones que integran la Banca de Desarrollo, a presentar en máximo de ocho meses a partir de la entrada en vigor del decreto las modificaciones que requiere el Programa para la Modernización del Parque Vehicular del Autotransporte Federal de Carga, que existe desde abril del 2004 y a la fecha se han destruido cerca de 21 mil camiones.

Según la estadística de la SCT, en el país circulan unos 137 mil camiones con más de 20 años de antigüedad con placa federal y hay otro tanto con placas de servicio local.

Esta iniciativa no es nueva, ya la propuso en el 2011 el entonces diputado Juan José Guerra Abud, actual Secretario del Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), que entre otros incluyó la necesidad de profesionalizar el sector autotransportista con capacitación a los empresarios del sector y con la modernización del parque vehicular, solo que en esa ocasión propuso sacar de circulación a todas las unidades de carga, pasaje y turismo con más de 12 años de antigüedad, lo que provocó marchas y bloqueos carreteros que llevaron al baúl de los recuerdos la propuesta.

Meses después, Juan José Guerra reconocería en un acto público con transportistas que se había equivocado pues tuvieron que ir poco a poco y empezar a sacar los camiones con más de 25 años que aún circulan en el país y que son 70 mil los registrados ante la SCT.

La propuesta fue retomada por las diputadas ecologistas María del Rosario de Fátima Pariente Gavito y Judit Magdalena Guerrero López, y va en concordancia con la propuesta de Juan José Guerra, quien estuvo del 2001 al 2009 como presidente ejecutivo de la Asociación Nacional de Productores de Autobuses, Camiones y Tractocamiones (Anpact), lugar de donde surge la iniciativa.

Por el momento se ha dejado de lado la profesionalización de las empresas transportistas, pues la reforma que proponen las diputadas del Partido Verde Ecologista de México (PVEM) tiene la virtud de introducir las bases para que, vía Norma Oficial Mexicana (NOM), se establezcan los elementos mínimos de seguridad vial para el transporte de carga, además de construir indicadores de causas de siniestralidad por cada tipo de configuración.

Un aspecto importante que dieron a conocer las diputadas se dio en torno al cuidado al medio ambiente ya que señalan que es urgente aplicar políticas públicas de largo alcance, pues el autotransporte es responsable de 22% de las emisiones de bióxido de carbono, que equivale a 36 mil 457 toneladas anuales de emisiones y, según su justificación, el autotransporte de carga participa con 77% de las emisiones de dióxido de carbono, esto es unas 28 mil 39 toneladas de emisiones al ambiente.

Bienvenida la reforma, pues además de los aspectos ya señalados, el gasto en consumo de combustible, aunado con los tiempos de entrega también impacta en la competitividad.