El avión y el niño del pijama a rayas: ¿así o más insensibilidad?

De pronto que me cae, como decimos comúnmente, “el veinte”; de por sí el diseño de la nueva librea de Condor, por más que los promotores de la misma aleguen refiere a esas toallas a rayas que se emplean para ir a la playa en los destinos turísticos que sirve la aerolínea, no me gustó “ni tantito” (otra vez argot), como para ahora relacionarlo, y creo que por ahí con cierta razón, pero cuidado, exclusivamente gráficamente hablando, con algo tan lamentable como eran los pijamas a rayas que portaban quienes tenían la desgracia de caer en un campo de concentración nazi durante la Segunda Mundial, incluyendo niños... así lo dejo.

Pijama

Y es que, estimado lector o lectora, no hay que olvidar que Condor (sin acento), es una aerolínea alemana y que nada más antagónico a ese concepto de libertad con el que algunos asociamos al vuelo con la idea de portar el uniforme de un prisionero. Para colmo de males, la idea proviene de un despacho con base nada menos que en Berlín.

¿Así o más insensibilidad?

La librea o esquema, dicho de otra forma, el diseño de la pintura exterior de las aeronaves de una aerolínea es como su empaque, los cuales, incluyendo cualquier slogan en ellos o vinculado a ellos, en mi opinión hablan mucho del producto, la marca y la cultura del propietario, de ahí que en tiempos en lo que el espectro de lo que abarca lo “políticamente incorrecto” se ha ampliado enormemente, hay que ser sumamente cuidadosos en los conceptos que se ofrecen al público.

Si bien he sido crítico de varias libreas, ya sea por feas, por degradar el peso de la marca, por no representarla o por tantas variaciones en ellas, lo cierto es que no recuerdo un esquema que ofenda como siento lo hace la nueva librea de Condor, la cual, no me sorprende enterarme, está siendo ya considerada por voces autorizadas en estos temas, como el peor de toda la historia de la aviación comercial.

“Logró su objetivo: todos estamos hablando de ella…”, me comentó un muy versado, fino y aeronáutico amigo cuando compartí mi desagrado por la librea y la intención de llevar eso a una nota publicada, luego de haber confirmado, como fue el caso, que yo no era el único en vincularla con un pijama a rayas.

Es cierto, quizás los mercadólogos de Condor lograron su propósito, pero de ahí a que su vehículo sea el adecuado, hay una enorme distancia, tan grande como la que existe entre lo que dice un político supuestamente pensando en el bien de su nación y lo que realmente representan sus palabras.

Quizás me equivoque, pero la verdad no le veo mucho futuro al nuevo diseño que está siendo incorporado en los aviones de esta añeja aerolínea alemana. Por lo pronto, los debates en torno al tema en los foros aeronáuticos que visito están a todo lo que dan, incluyendo, tal y como podría pensarse sucedería, acalorados y lamentables intercambios en los que las descalificaciones personales afloran, algo que me parece no le hace nada de bien a nadie, como no le harán su nuevos colores a esta atribulada operadora aérea con particular vocación turística.

Comenta y síguenos en Twitter: @GrupoT21

T21