Los cargueros, la moda en construcciones aeronáuticas

Que si Airbus está considerando revivir a su malogrado A380 mediante la conversión del nivel inferior de la cabina de pasajeros en cabina carguera; que si finalmente el Airbus A350 tendrá una versión carguera de fábrica; que si flotas completas de las aerolíneas están viendo cómo sus filas de asientos dan paso a posiciones para carga; que si no alcanzan los Boeing 767-300 en buen estado disponibles para ser convertidos a cargueros o que si los disponibles no tienen dónde sufrir la conversión, en fin, lo cierto es que si hay un segmento de moda en la industria de las construcciones aeronáuticas mundiales en el 2021 es el de las aeronaves cargueras de todo tipo.

Y es que en tiempos en los que nadie puede garantizar que viajero de negocios o de turismo regrese pronto a cruzar el Pacífico por vía aérea para viajar a Asia, si es que lo hace, es muy difícil pensar que los productos del campo del continente americano no lo crucen con destino al oriente, o que las manufacturas chinas dejen de volar a occidente, de ahí que el segmento de la carga se ha transformado en uno que a diferencia del de pasajeros le da cierta tranquilidad de continuidad a las operadoras.

¿Y por qué se están poniendo tan de moda específicamente los cargueros dedicados?

La respuesta la veo así: En la medida en la que los operadores logísticos no pueden dar por descontada ya no digamos la reactivación de ciertos servicios mixtos (pasajeros y carga), sino también hasta la realización efectiva de algunos de los ya programados, se están viendo obligados a recurrir a aerolíneas que empleen aeronaves cargueras dedicadas, es decir, aquellas que no están sujetas a la existencia de una demanda de aerotransporte por parte de pasajeros para tenerlas en el aire, para poner en ellos los embarques de sus clientes que otrora confiaban a los vuelos mixtos.

Hoy día un embarque documentado en un vuelo de pasajeros puede verse demorado o hasta cancelado en la medida en la que más allá de los problemas técnico-operativos que potencialmente pueden afectar una operación aérea específica, la aerolínea no pueda cumplir sus itinerarios programados por razones de acceso sanitario de los pasajeros a ciertas geografías o decida no cumplirlos por baja rentabilidad de los mismos, asunto que sin duda ha impactado seriamente en ciertas cadenas de suministro a nivel mundial.

Para nadie es un secreto que el acceso a los mercados aéreos internacionales de una aeronave carguera y su tripulación no se ha visto tan restringido, aún en los países que han aplicado medidas de cierre de sus fronteras o reducción de la movilidad, como ha ocurrido con los servicios de pasajeros, de ahí que la proporción de vuelos cargueros dedicados se ha incrementado significativamente en varios aeropuertos, al grado de haber contribuido a que sus gestores le presten al segmento una mayor atención, tal y como siempre debió haber ocurrido.

Comenta y síguenos en Twitter: @GrupoT21