30 años haciendo lo mismo en una aerolínea

Por:
Juan A. José

Hago cálculos, solo para encontrarme con la posibilidad de que un amigo que tengo por ahí, haya documentado, de manera conservadora, unos ciento cincuenta mil pasajeros en los más de treinta años que lleva haciendo labores de agente de tráfico, básicamente en una misma aerolínea extranjera en los aeropuertos mexicanos.

Viéndolo desde una óptica optimista, su experiencia es todo un activo para su patrón que bien podría presumir su capacidad de conservar a largo plazo a su plantilla de personal, algo que podría hablar de buen ambiente laboral. Sin embargo, y ahí el origen de este comentario, el hecho de que un profesionista universitario como mi amigo, simple y sencillamente no haya avanzado posiciones en la industria del aerotransporte mexicano en tres décadas me genera algunas dudas y preocupaciones; las primeras en relación al porqué y las segundas en torno a las consecuencias.

  • ¿Será que en la aviación comercial mexicana no se abren oportunidades de crecimiento?
  • ¿Cómo es posible que no se lo hayan “pirateado” en estas tres décadas los de otra aerolínea para hacer labores de supervisión o gerencia de estación? Si fuese el caso, ¿cómo es posible que no lo haya aceptado?
  • ¿Será que los puestos de mayor responsabilidad en una aerolínea no vienen acompañados de la debida compensación?
  • ¿Será que su empresa y el trabajo que realiza en ella realmente le agradan?
  • ¿Será que mi amigo cayó de alguna manera en una zona de confort o no se ha sabido vender?

Igual y todo ello es cierto, como también es válido preocuparse ante las consecuencias de tener empleados haciendo lo mismo por décadas. Si bien no necesariamente aplican en el caso de mi amigo, al que considero todo un profesional, estamos hablando quizás de temas de desmotivación, resistencia al cambio, obsolescencia y lo que es peor: exceso de seguridad en lo que se hace y por ende riesgo de caer en graves errores, asunto que preocupa mucho, por ejemplo, en las cabinas de vuelo, en las que a veces el piloto más peligroso resulta el que se confía demasiado en su experiencia, capacidad o pasado desempeño en su función.

Al final de cuentas ahí está mi amigo, todos los días, tal y como lo ha hecho desde que éramos jóvenes, detrás de un mostrador de tráfico, documentando pasajeros, sólo que ahora ya no es joven e igual que yo, se acerca velozmente a los sesenta años.

Motivos personales e historial laboral muy respetables los suyos, sin embargo, ello no evita que su caso me llame profundamente la atención, pues en tiempos en los que la idea de hacer carrera en una empresa cada día parece más lejana, conforme los empleadores se niegan a ir acumulando pasivos laborales asociados a la antigüedad de sus colaboradores y la tolerancia por parte de estos hacia las políticas y prácticas de las modernas corporaciones es cada vez más limitada, un anacronismo como el que representa su larga y horizontal carrera en dicha aerolínea, me parece sorprendente y por ende destacable.

Comenta y síguenos en Twitter: @GrupoT21

Comentarios de los lectores:

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd> <blockquote>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Más información sobre opciones de formato

CAPTCHA
Esta pregunta se realiza para impedir el envío automatizado de mensajes spam.
4 + 2 =
Resuelve esta sencilla operación matemática y escribe el resultado.