Avianca México (Parte II)

Por:
Juan A. José

Algo muy interesante está ocurriendo en el seno de la aerolínea mexicana Aeromar, comandada por Andrés Fabre. Cada vez son más persistentes mis fuentes en afirmar que es inminente la llegada de por los menos dos Airbus A320 a su flota, los cuales provendrían de Colombia, llámese Synergy Group, que estaría interesado en invertir en ella, adquiriendo hasta el 49% de sus acciones.

Ya habíamos comentado en una entrega publicada en este mismo portal de noticias sobre la posibilidad de que se esté conformando lo que algunos vemos como una Avianca México, luego de sendas inversiones a niveles de control, por parte de Synergy en la carguera AeroUnion.

En mi opinión, la hipótesis se fortalece conforme la corporación del empresario boliviano, brasileño y colombiano, Germán Efromovich y los dueños de Aeromar, entre los que se encuentra la familia Katz, se acercan a lograr un acuerdo, luego de que parece ser se están consiguiendo los compromisos de productividad, principalmente en materia laboral, que los nuevos inversionistas habrían planteado como condicionante para darse ese apretón final de manos y estampar firmas.

Una Aeromar reforzada y equipada con aeronaves de mayores prestaciones que los turbohélices ATR-42 y 72 que opera en la actualidad, puede hacer mucho ruido en el, ya de por sí, complicado y competido ambiente del aerotransporte mexicano. Si a ello le sumamos sinergias con las empresas de Efromovich, se le ponga o no la marca Avianca a los aviones, entonces el volumen del ruido se incrementará sustancialmente.

Pero cuidado, saltar del ATR con capacidad de 68 pasajeros al A320, con capacidad cercana a los 180, no es un asunto menor y convierte a la eventual incorporación del nuevo modelo en una apuesta por demás arriesgada para la aerolínea mexicana.

¿En qué rutas pondría a volar los Airbus? Ojalá y no sea por ahí en unas en las que compita con algunas de esas operadoras que afirman ganar dinero cobrando tarifas de quinientos o menos pesos más impuestos por un vuelo.

Me da la impresión que el mercado aéreo de nuestro país está sobre ofertado y que lo último que necesita, por lo menos en el corto plazo, es más capacidad y más dilución de los márgenes de los rendimientos en las operaciones, asociada a una guerra de tarifas.

Es evidente que las dudas están, ahora sí que “en el aire” y que lo único que queda claro, es que la industria del aerotransporte no deja de sorprendernos.

Comenta y síguenos en Twitter: @GrupoT21

Comentarios de los lectores:

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd> <blockquote>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Más información sobre opciones de formato

CAPTCHA
Esta pregunta se realiza para impedir el envío automatizado de mensajes spam.
12 + 2 =
Resuelve esta sencilla operación matemática y escribe el resultado.