AICM, nuevamente el principal aeropuerto de Latam

Fue en el año 2009 cuando el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM) perdió el liderazgo latinoamericano en lo que a número de pasajeros se refiere, siendo superado por el Aeropuerto Internacional de Guarulhos de San Paulo, Brasil, que le robó esa posición de privilegio hasta el año 2016, en el que se combinaron para cambiar posiciones, por un lado la caída en el tráfico de pasajeros de más de 6% en la terminal aérea paulista, y por el otro el incremento de casi 9% en los números del “Benito Juárez”, luego de haber estado virtualmente empatados en el año 2015.

En cuanto a movimiento de aeronaves, el AICM no está lejos de ocupar un lugar entre los 20 aeropuertos más importantes del orbe, categoría en la que, se podría decir no ha tenido nunca rival entre nuestras naciones.

En tiempos en los que los grandes aeropuertos de la región registran sanos crecimientos en sus cifras de pasajeros, los aeropuertos brasileños siguen sufriendo los efectos de la desaceleración de su crecimiento y la crisis política que ha plagado a la principal economía al sur del Río Bravo.

Aún así, los 43 millones de pasajeros al año que resultan de sumar los tráficos del AICM y del Aeropuerto “López Mateos” de Toluca, que también es considerado como parte de la oferta aeroportuaria que sirve al Valle de México, no se comparan con los 67 millones de pasajeros que se manejan en los tres aeropuertos de la mayor urbe del gigante sudamericano (Guarulhos, Congonhas y Viracopos), cuyo tráfico aéreo comercial y privado es impresionante, incluyendo el de helicópteros que es considerado el más grande del mundo. Baste decir las casi 800 mil operaciones aéreas que tienen lugar San Paulo cada año no tienen paralelo, siquiera cercano, en esta geografía.

Pero nos debe dar mucho gusto que el AICM haya recuperado ese primer lugar que con justicia le corresponde y que habla muy bien de su capacidad de adaptarse para atender su creciente demanda, cumpliendo sin duda, con normatividad y estándares nacionales e internacionales.

El reto que tiene y seguramente lo va a lograr, es seguir atendiendo su misión hasta que se ponga en funcionamiento el Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, obra que seguramente contribuirá a que la conectividad aérea de México se incremente sustancialmente y el avión se consolide como herramienta de desarrollo nacional.

En una de esas el tráfico “en la región más transparente del aire” supera al de su rival en el sur del continente. ¡Todo en es posible!

En cualquier caso, felicidades al AICM, que nuevamente y se dice fácil, es el principal aeropuerto de Latinoamérica.

Comenta y síguenos en Twitter: @GrupoT21