¿Y ese "chamaco" es nuestro piloto?

Por:
Juan A. José

Estamos viviendo tiempos en los que producto de la escasez de pilotos aviadores, las aerolíneas de todo el orbe se están ubicando en los asientos de comandante y/o primer oficial a hombres y mujeres de menor edad de lo que solían hacer, digamos hace unos 15 años, cuando aún no se percibía ese desfasamiento entre la oferta y la demanda de personal técnico aeronáutico que actualmente amenaza la seguridad, regularidad y desarrollo de la aviación civil y militar global.

En los pasillos de los aeropuertos escucho con frecuencia frases como: “¿Y ese chamaco es nuestro piloto”?

No pretendo cuestionar de manera alguna la competencia de un piloto con una licencia certificada para operar cierta aeronave con base en su edad, sino resaltar el papel que la experiencia de la tripulación tiene en la atención de algunas emergencias en vuelo, en especial de aquellas que por alguna razón no se pensó que pudieran ocurrir y por ende puede no estar está preparado para enfrentarlas; estoy hablando de situaciones en las que la diferencia entre la vida y la muerte ha sido marcada por las acciones y buen juicio del o de los pilotos, sustentadas en buena medida, insisto, en la experiencia.

El legendario caso del “Gimli Glider”, ese Boeing 767-200 de Air Canada que en el año 1983 aterrizó planeando en lo que alguna vez fue una base militar canadiense luego de quedarse sin combustible, cuyo comandante era además un experimentado piloto de planeadores; el acuatizaje de un Airbus A320 de US Airways en el Río Hudson en Nueva York en el año 2009 por parte de todo un veterano promotor de la seguridad operativa y la emergencia del vuelo 32 de Qantas en el año 2010, operado nada menos que con un Airbus A380 colmado de 471 almas que salieron ilesas de la situación gracias a la pericia de una tripulación encabezada por un particularmente hábil aviador, son algunos casos que la historia registra en los que al contar en ellos con pilotos con muchas horas de vuelo en sus bitácoras, se evitaron desgracias.

Me da la impresión que algo similar ocurre con la medicina, que por lo menos en este sentido, comparte mucho con la aviación; en ambas “los clientes”, llámense pacientes o pasajeros, según sea el caso, se ponen en manos de los profesionales a cargo de los respectivos procedimientos, exhibiendo altos niveles de ansiedad, si es que no de plano, miedo.

Si bien las canas no necesariamente significan experiencia y menos aún capacidad, la percepción de años de ejercicio profesional por parte del galeno o del tripulante puede contribuir a que el susto en el consultorio o el nerviosismo en el asiento de pasajero se transforme, si no en todos los casos en total tranquilidad, por lo menos en un razonable confort y en casos críticos a salvar vidas. Sobra decir que un exceso de edad por parte del profesional puede generar también escepticismo ante el cliente o complicaciones en los procesos.

El reto que tiene el aerotransporte es que, independientemente de la edad que tengan los pilotos a los cuales se les coloca en una aeronave, es que estén respaldados por licencias, certificaciones y capacidades sólidas, emitidas luego de haber demostrado tener la capacitación, salud física y mental y pericia necesarias para obtenerlas y ejercerlas.

En este sentido la fortaleza de la autoridad aeronáutica que las otorga y el profesionalismo de los ejecutivos de las aerolíneas que los seleccionan y contratan juegan un papel vital. Considerando que por más que las aerolíneas requieran de nuevos pilotos, no cualquiera puede operar con la seguridad requerida una aeronave, tenga su cabellera teñida de canas o cara de adolescente, de ahí la importancia de que los filtros funcionen correctamente.

Comenta y síguenos en Twitter: @GrupoT21

Comentarios de los lectores:

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd> <blockquote>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Más información sobre opciones de formato

CAPTCHA
Esta pregunta se realiza para impedir el envío automatizado de mensajes spam.
6 + 7 =
Resuelve esta sencilla operación matemática y escribe el resultado.