El peligroso turismo espacial

Por:
Juan A. José

De acuerdo con la empresa norteamericana SpaceX, dos personas, cuyas identidades no han sido dadas a conocer, han realizado depósitos para convertirse en pasajeros en un vuelo de circunvalación lunar que tendrá lugar, si todo sale bien, el año próximo, coincidiendo con el cincuenta aniversario de la nave Apollo VIII.

Si bien, la idea de realizar un vuelo espacial que me permita darle la vuelta a la Luna y ver desde ella en todo esplendor a la Tierra me parece que sería una experiencia, debo reconocer que los riesgos asociados a cualquier vuelo espacial son enormes.

No cabe la menor duda que llegará algún día el momento en que darse una vuela alrededor de la Luna o pasar unos días en una estación orbital resultará una aventura no tan onerosa y definitivamente más segura, pero la frecuencia con la que a casi 60 años de distancia del lanzamiento al espacio del Sputnik siguen ocurriendo catastróficos percances en las misiones de todas las naciones, demuestra que aún las más competentes y prestigiosas organizaciones públicas y privadas del orbe no están en condiciones de garantizar nada en este tipo de viajes.

Baste recordar los casos de los Transbordadores Orbitales norteamericanos, Challenger en el año 1986 y Columbia del año 2003 que cobraron la vida de todos sus ocupantes, entre ellos Christa McAuliffe, una profesora escolar que Ronald Reagan decidió enviar al espacio para que impartiese clases desde esa privilegiada aula, además del también fatal accidente en octubre de 2014 de la nave norteamericana SpaceShipTwo, de la Scaled Composites, integrada por algunos de los más grandes ingenieros aeroespaciales del mundo. Lo anterior parece no detener a los interesados. Pero, ¿quiénes podrían ser esos o esas valientes?

No me cuesta trabajo imaginarme su perfil como el de un multimillonario de unos cincuenta o sesenta años de edad, que además de gozar de buena salud física tiene un muy desarrollado espíritu de aventura. ¿Algún candidato que me venga a la mente?

Los tengo: El heredero de algún emirato árabe o el de una gran fortuna empresarial; Sir Richard Branson si bien podría ser considerado competencia del SpaceX por sus vínculos con Scaled Composites, me parece ideal, como también me parece Bertrand Piccard, piloto y fundador de grandes proyectos aeronáuticos como el Solar Impulse y finalmente Elon Musk, inventor y empresario, al frente de la propia SpaceX.

“Del dicho al hecho hay mucho trecho”; habrá que estar pendientes de la evolución de este proyecto turístico espacial, en particular en referencia a la necesaria consecución de los niveles de seguridad que un servicio de transporte comercial debe ofrecer al público para ser autorizados.

Algo me dice que el 2018 es una meta demasiado ambiciosa como para que los primeros pasajeros vuelen al espacio, y más, alrededor de la Luna.

Comenta y síguenos en Twitter: @GrupoT21

Recomendaciones para proseguir la lectura:

Comentarios de los lectores:

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd> <blockquote>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Más información sobre opciones de formato

CAPTCHA
Esta pregunta se realiza para impedir el envío automatizado de mensajes spam.
8 + 9 =
Resuelve esta sencilla operación matemática y escribe el resultado.