ANA Y sus 787’s finalmente aterrizan en México

Por:
Juan A. José

Ya habíamos comentado, desde hace casi un año, en este mismo espacio, sobre la intención de la aerolínea japonesa All Nippon Airways, mejor conocida como ANA, de iniciar vuelos sin escalas entre el Aeropuerto de Narita, Japón y el Aeropuerto “Benito Juárez” de la Ciudad de México, a partir del mes de octubre pasado y que la cosa se iba poner buena en este mercado.

Si bien se registró una demora en la fecha de inicio de las operaciones, lo cierto es que el pasado 15 de febrero, eso sí, muy puntualmente, aterrizó en la pista 23 izquierda del aeropuerto capitalino, el Boeing 787-8 con el que ANA comenzó a atender finalmente nuestros aeropuertos, duplicando de la noche a la mañana la oferta directa en la ruta México-Tokio, hasta ese día a cargo exclusivamente de Aeroméxico, que también la opera con 787's.

Baste decir que dados los horarios de ambas aerolíneas sus aeronaves virtualmente cruzarán diariamente el Pacífico en los dos sentidos siguiéndose muy de cerca la una de la otra.

Independientemente de la relevancia del significativo incremento de la capacidad en la ruta, el hecho de que ANA y Aeroméxico la operen sin escalas con 787's confirma lo que Boeing había anticipado al lanzar su “Dreamliner”. La aeronave revolucionará el aerotransporte internacional ya que un servicio como este solamente es viable en las condiciones actuales empleando equipos de vuelo con la capacidad, alcance y economía de un 787, integrado por un alto porcentaje de componentes de manufactura japonesa y cuyo cliente de lanzamiento en el año 2008 fue nada menos que la propia ANA, que hasta la fecha ha ordenado 83 unidades en las tres versiones en producción del 787, de las cuales ha recibido 56.

Con justa razón, ANA presume sus vínculos con el avión orgullo de Boeing y de la industria aeroespacial de Reino del Sol Naciente, en cuyo tuvo un destacado papel. Es así que no me sorprendió que la aeronave que empleó en su vuelo inaugural a México matriculada JA820A exhibiese de manera destacada en la parte frontal de su fuselaje el número 787, en clara alusión al tipo de aeronave de que se trata.

El incremento de la oferta de vuelos directos entre México y Asia, incluyendo los de ANA y la expansión de los servicios de Aeroméxico, no solamente en materia de frecuencias, capacidad por aeronave y destinos (pronto volará a Seúl, Korea del Sur), no hace otra cosa que confirmar la importancia de los vínculos comerciales y turísticos de México con las naciones el Oriente, los cuales requieren para consolidarse contar con una buena conectividad, tan buena como la que se está gestando a manos de aerolíneas en ambos lados del Océano Pacífico, un contexto en el que está por confirmarse el inicio en abril próximo de vuelos entre Guangzhou (Cantón) y la Ciudad de México escalando en Vancouver, Canadá por parte de la aerolínea China Southern Airlines, también operados con “Dreamliners”.

Insisto: ¡Se está poniendo bueno!

Comenta y síguenos en Twitter: @GrupoT21

Comentarios de los lectores:

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd> <blockquote>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Más información sobre opciones de formato

CAPTCHA
Esta pregunta se realiza para impedir el envío automatizado de mensajes spam.
6 + 10 =
Resuelve esta sencilla operación matemática y escribe el resultado.