Nada de America First; debe haber juego parejo

Por:
Juan A. José

La petición al Departamento de Transporte de los Estados Unidos, mejor conocido gracias a sus siglas DOT, por parte de la aerolínea Southwest Airlines, para que ponga los intereses de las empresas norteamericanas primero, invocando ese ahora muy sonado y virtualmente detestable slogan en idioma inglés: Put America First y favorezca a las aerolíneas de ese país en el proceso de adjudicación de los slots en los aeropuertos Benito Juárez de la Ciudad de México y Kennedy de Nueva York, que habrán de ceder Aeroméxico y Delta Air Lines como parte de las condicionantes para que su alianza estratégica fuese aprobadas y otras medidas de presión por parte de la propia aerolínea con base en Dallas, Texas y demás solicitantes norteamericanas, es preocupante.

Lo anterior, porque en procesos como el que está teniendo lugar en torno a estos valiosos y demandados activos aeroportuarios debe privilegiarse el respeto a los convenios y acuerdos internacionales firmados por las naciones, en los que la reciprocidad es un principio esencial.

Tal y como el propio DOT lo ha reconocido al incluir a tres aerolíneas mexicanas (Interjet, VivaAerobus y Volaris) entre las candidatas finalistas a recibir algunos de los slots, tienen tanto derecho de hacerse de ellos las empresas tanto de una, como las de la otra nación. Privilegiar a las operadoras del Norte del Río Bravo, atendiendo nacionalismos mal comprendidos en un proceso bilateral en el que debe prevalecer la equidad, sería violentar principios básicos del derecho internacional y la convivencia entre naciones soberanas, en el marco del Convenio Transporte Aéreo vigente entre ellas.

En caso de que el DOT decida hacer caso a esas injustas aspiraciones presentadas encubiertas en mezquinas banderas políticas o absurdos pretextos, como el pretender, como está ocurriendo, descalificar la capacidad de alguna aerolínea mexicana de estar en condiciones de operar adecuadamente las rutas transfronterizas, el gobierno mexicano por medio de la Dirección General de Aeronáutica Civil debe hacer lo propio, negando simple y sencillamente las autorizaciones a las aerolíneas estadounidenses para iniciar los vuelos, por ejemplo.

Les guste o no a muchos políticos norteamericanos, México también es una nación soberana y merece ser tratada como tal. En nuestro país hay aerolíneas seguras, confiables y competitivas, que tienen todo el derecho de pelear por el mercado sobre la base de un piso parejo.

Ojalá y el DOT emita una resolución equitativa que corresponda a los mejores intereses de una relación tan importante para ambas partes como lo es la que existe entre México y los Estados Unidos y que el tema de los slots de Aeroméxico y Delta no se convierta en otro frente de batalla más en lo que bien sabido ha se ha vuelto un escenario diplomático bilateral por demás complicado.

Habrá que esperar a ver que decide entonces el regulador norteamericano, pero algo me dice que el tema nos va a dar mucho para comentar en este espacio.

Comenta y síguenos en Twitter: @GrupoT21

Comentarios de los lectores:

Dejemos a usa que siga su camino y los mexicanos a lo nuestro

¿Aún siguen esperando que el juego sea parejo? ¿No es claro lo que Estados Unidos pretende?, ellos buscan lo mejor para su país según su actual dirigente, eso debemos de hacer por nuestro país, si ellos no quieren seguir con una relación comercial entonces nosotros busquemos los otros países que si estiman lo grande que es México. Estados unidos se va a fijar en sus destinos turísticos y donde que tienen de sobra, no creo que extrañen a Cancún, Los Cabos, Vallarta, Etc., ese turismo proveniente de USA va a bajar, lo bueno es que a México llegan de muchos otros países, busquemos estar mejor con todos ellos. Por lo pronto, esperemos que dependencias como SCT ponga en orden lo que a México le conviene en materia de aviación a través de la DGAC (Dirección General de Aeronáutica Civil) y que limite la operación de líneas aéreas y algunas libertades aéreas en la medida que estados unidos nos las limite también. Si lo que fue la línea aérea de bandera nacional AEROMEXICO ahora adquirida por DELTA (USA) va a beneficiar sus conexiones desde Atlanta y New York en lugar desde Cd. De México AICM, entonces tratar de autorizar más participantes aéreos regulares y no regulares en México para una mejor competencia y oportunidades en otros mercados diferentes a los Estados Unidos. Y ya de paso, ir viendo el bloqueo a la marca Boeing y más apertura a marcas de aviones de manufacturas Canadienses, europeas y brasileñas. Aeroméxico con su flota Norteamericana y MagniCharters, tendrían que ir viendo cambiar sus equipos BOEING por otra marca que no sea de origen Norteamericano, no sea que el público mexicano repudie y deje de volar en esa marca y se dé cuenta que cuando vuelan lo hacen beneficiando a lo hecho en USA.

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd> <blockquote>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Más información sobre opciones de formato

CAPTCHA
Esta pregunta se realiza para impedir el envío automatizado de mensajes spam.
6 + 4 =
Resuelve esta sencilla operación matemática y escribe el resultado.