Trump y su manejo de aerolíneas

Por:
Juan A. José

El presidente electo de los Estados Unidos, por cierto, recientemente designado “Persona del Año” por la revista TIME, un controversial reconocimiento que sus editores emiten cada año desde 1927 cuando nombraron a Charles A. Lindbergh como “Hombre del Año” y que ha incluido a personajes de la calaña de un Adolfo Hitler o un José Stalin, tiene fama de ser un gran empresario y de disponer de toda una flota de aeronaves privadas, entre ellas ese flamante Boeing 757-200, que tal y como he comentado en los espacios del Grupo T21, irónicamente alguna vez fue mexicano.

Pero, ¿tan bien le ha ido en el negocio del aerotransporte?
Hagamos un poco de historia: Entre los años 1989 y 1992, el señor Donald Trump fue el dueño de una aerolínea regular de pasajeros, cuyos 17 aviones Boeing 727-200 volaban en la altamente demandada y potencialmente lucrativa ruta aérea que va de Boston, Massachusetts (Logan) a Washington D.C. (National/Reagan), pasando por Nueva York (La Guardia).

Por medio del Trump Shuttle, el magnate ahora convertido en político, intentó capitalizar las oportunidades que los problemas financieros de las aerolíneas norteamericanas como Eastern Airlines que se vio obligada a vender activos, entre ellos su Shuttle precisamente en ese mercado, mismo que terminó siendo la aerolínea de Trump. Empleando la misma retórica destructiva que lo llevó a la Casa Blanca, al inicio de los servicios, el neoyorkino arremetió contra Pan Am, su rival en ese negocio, sugiriendo (sin evidencia) que las operaciones de la icónica aerolínea eran inseguras debido a falta de mantenimiento de sus aeronaves.

Hacia la primavera de 1992 efectivamente Pan Am era historia (y no precisamente por insegura) pero el Trump Shuttle también se despidió del mercado, pero sin haber generado un dólar de utilidad. Sus activos, principalmente rutas y aeronaves pasaron a formar parte de la aerolínea USAir, hoy en día American Airlines.

Parece ser que el acumen empresarial del de rubia cabellera no fue lo suficiente bueno como para permitirle entender las verdaderas necesidades de su mercado, que requería más bien altas frecuencias y puntualidad que lujos o fastuosos interiores, como los que disponían sus 727's, a los que se comenta que inclusive pretendió poner a volar con solo dos pilotos, sin lograr comprender que requieren forzosamente de tres

.

Quien se sentará en la Oficina Oval el 20 de enero de 2017 también operó por unos cuantos años y básicamente en los mismos tiempos, helicópteros de pasajeros en servicios regulares y chárters entre Manhattan y el aeropuerto de La Guardia, Atlantic City (Nueva Jersey) y los Hamptons en Long Island, empleando equipos Sikorsky S61, Boeing-Vertol 234 Chinhook y Aérospatiale AS332 Super Puma.

Es así que me temo, que por lo menos en materia de aerotransporte el señor Trump no dio en su momento buenos resultados A ver qué entrega a su pueblo desde su nuevo e importante cargo..

Comenta y síguenos en Twitter: @RevistaT21

Comentarios de los lectores:

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd> <blockquote>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Más información sobre opciones de formato

CAPTCHA
Esta pregunta se realiza para impedir el envío automatizado de mensajes spam.
1 + 4 =
Resuelve esta sencilla operación matemática y escribe el resultado.