Deja de operar TMA, la gran aerolínea carguera libanesa

Desde 1975 cuando comenzó la guerra civil, nada ha sido normal en el Líbano, la querida y hermosa tierra de los cedros que ha nutrido al mundo entero con migrantes de gran calidad humana y profesional. “El que no tenga un amigo libanés…¡que lo busque!” dijo en el año 1962 el entonces presidente de México Adolfo López Mateos.

Como suele suceder con un conflicto social de esas dimensiones, una de las primeras víctimas es su aviación civil y el Líbano no fue la excepción; sus dos grandes aerolíneas MEA (Middle East Airlines) y TMA (Trans Mediterranean Airways) han sido severamente afectadas en todos los sentidos.

Me entero que esta última, la gran carguera libanesa, una importante aerolínea con una historia se remonta hasta 1953 y que incluye hitos como haber sido la primera aerolínea carguera en ofrecer vuelos dedicados alrededor del mundo en ambas direcciones y una pionera en el empleo del 747 en su región, ha dejado nuevamente de operar.

Lo que me temo es que esta vez, tal y como ha estado sucediendo con una serie de aerolíneas cargueras, TMA no volverá a volar, como no lo harán otras icónicas cargueras que han dejado de operar recientemente, casos por ejemplo de World Airways y Evergreen, que también me ha tocado comentar en este espacio, asunto que por cierto me deja amargos sabores.

¿Y por qué creo que esta vez TMA no va a volver a volar? Déjenme explicarles por favor: En buena medida gran parte de las anteriores suspensiones de operación de esta aerolínea se relacionaron con problemas que más bien tienen que ver con el conflicto libanés que con problemas crónicos del sector de la carga aérea, como los que se están viviendo en la actualidad y que han impactado en particular al carguero dedicado, mercado en el que precisamente se ubica TMA.

Líbano no está en paz, ni tampoco el negocio del carguero dedicado, entonces no debe sorprender a nadie que aerolíneas como TMA tengan enormes retos para mantenerse operando. Es más: No hay aerolínea que aguante mucho un entorno así a menos que reciban subsidios de sus gobiernos o de sus fuerzas armadas, como sucede con algunos operadores.

De seguir como están las cosas en el mundo y en el segmento del aerotransporte dedicado de carga en particular, otras importantes aerolíneas cargueras de todo el mundo dejarán de operar, impactando la conectividad internacional en un segmento que no deja de tener una demanda que las requiere.

No adelanto nombres, pero estoy siguiendo con preocupación lo que está pasando con otras icónicas empresas cargueras que hacen lo que pueden para no seguir el camino de aerolíneas como TMA.