¿Cuál ha sido la aeronave más grande del mundo?

El avión carguero ucraniano Antonov An-225 del año 1988, de 84 metros de largo, es el avión más grande que jamás haya volado en el mundo y el único ejemplar construido por cierto, matrícula UR-82060, sigue transportando cargas de dimensiones y volumen especiales en beneficio de los operadores logísticos que lo requieren.

Pero hay algo que debemos aclarar: El An-225 no es la aeronave más grande que haya volado, honor que corresponde a los zeppelines alemanes de nombre “Hindenburg” del año 1936 y “Graff Zeppelin II” de 1938, que alcanzaban 245 metros de largo, es decir, casi tres veces más que el Antonov.

La complejidad del asunto tiene que ver con la clase de aparato volador del que se esté hablando: ¿Avión o aeronave? que no es necesariamente lo mismo, y es que de acuerdo a la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI) una aeronave es “toda máquina que puede desplazarse en la atmósfera por reacciones del aire que no sean las reacciones del mismo contra la superficie de la tierra”.

Existen dos tipos de aeronaves: Por una parte están los “aerostatos”, que son aeronaves más livianas que el aire, entre las cuales se encuentran los globos aerostáticos y los dirigibles como el “Hindenburg”, y por la otra los “aerodinos”, que son más pesadas que el aire y capaces de generar sustentación ya sea por medio de alas fijas (avión), caso del Antonov 225, o por medio de alas rotatorias como sería un helicóptero.

El asunto es relevante toda vez que las especificaciones de una aeronave son tomadas en cuenta de manera distinta por los interesados en operarlas, para determinar ciertos “máximos”, por ejemplo en logística, en lo referente a cantidades, medidas, volumen o peso de los tráficos que pueden ser manejados, o en materia aeroportuaria para determinar la viabilidad para que una aeronave opere en sus pistas, calles de rodaje, plataformas y edificios terminales o albergarla dentro de un hangar, digamos.

Siguiendo esta línea de razonamiento, intento determinar cuáles han sido las aeronaves más grandes en las principales categorías y llego a la conclusión que hasta la fecha, las aeronaves de cualquier tipo más grandes del mundo han sido en función de su largo, área y volumen, esos dos dirigibles alemanes a los que me he referido.

Que el europeo Airbus A380 del año 2005 por su volumen es el avión requeriría un hangar más grande; que por su envergadura (distancia entre las puntas de ala) el avión más grande que jamás haya volado fue el hidroplano norteamericano Hughes H-4 “Spruce Goose” de 1947; que por sus medidas y peso máximo de despegue, el helicóptero más grande ha sido el soviético Mil-V-12 de 1968 y que por el área que ocupa, capacidad de carga en peso y volumen y su peso máximo de despegue, el avión más grande que jamás haya adornado al cielo es precisamente el multicitado Antonov 225.

Como dato curioso, baste apuntar que de estos gigantes, solamente el A380 ha sido producido en serie, lo cual lo coloca en una posición de privilegio en esta interesante categoría.