ALTA MRO… ¿hacia dónde vamos?

Organizada por la Asociación Latinoamericana y del Caribe de Transporte Aéreo (ALTA), ayer arrancó la primera convención de la industria que se realiza de manera presencial desde que comenzó la pandemia. En cierto modo, el mensaje es que ALTA CCMA & MRO remarca la importancia del sector para contribuir con la reactivación de la economía global, ya que la aviación constituye un importante factor de competitividad de las naciones y un pilar de industrias punta, como el turismo y el comercio.

Por ahora, en Cancún se encuentran reunidas aerolíneas y compañías proveedoras para analizar cuáles serán las estrategias de mantenimiento de aeronaves en el contexto COVID-19, así como el rol de las autoridades de aviación civil durante esta crisis.

También discutirán sobre el reto de fundar aerolíneas y cómo harán frente al mantenimiento de sus flotas, la relación de los talleres con los fabricantes originales (OEM), y los riesgos que pueden presentarse para las aerolíneas y la cadena de suministro, en caso de que se consoliden monopolios.

El mercado MRO está impulsado principalmente por el tráfico aéreo, pues el uso de aeronaves, de sus motores y sistemas, genera en automático la necesidad de dar mantenimiento continuo a las flotas para garantizar la seguridad, para lo cual se cuenta con normatividades y protocolos muy rigurosos.

En el caso de América Latina, el 53% de la flota regional está compuesta de aviones de fuselaje estrecho, 8% de fuselaje ancho, y el resto está repartido entre turboprops y jets regionales.

Una menor utilización de aeronaves provocada por la baja demanda, hace que se requieran menos servicios de mantenimiento. En 2019 se obtuvieron ganancias por 4,700 millones de dólares en este sector en la región, pero para 2020 se estima que apenas rozarán los 1,500 millones de dólares, una baja significativa.

Pero la posible recuperación está absolutamente ligada a lo que ocurra con el transporte aéreo y se piensa que, en el mejor de los casos, no habrá restablecimiento completo de los MRO antes de 2026, es decir, tomará 6 años alcanzar los niveles de 2019.

Sin embargo, también se calcula una recomposición del sector, ya que muchas empresas están repensando su cadena de valor, según lo comentó Alex de Gunten, expresidente de este organismo y actual director de Helco. Esto implica, por ejemplo, que las mismas armadoras puedan tener servicios de mantenimiento o las aerolíneas decidan hacer los servicios in house, lo cual cambiaría la conformación del sector.

De acuerdo a este ejecutivo, lo ideal es eliminar las barreras que impiden que las aerolíneas sean más rentables, así como incentivar que las armadoras de aviones tengan más y mejores proveedores, porque existe una tendencia a restringir tanto la entrada de suministradores por el proteccionismo, como una consolidación de estos y cada vez son menos, lo cual le resta flexibilidad y competitividad a la industria.

El director de ALTA, José Ricardo Botelho, dijo que este organismo brinda un espacio propicio para que aerolíneas y proveedores promuevan buenas prácticas, busquen soluciones a desafíos comunes y concreten negocios que impulsen a la aviación: un poderoso mensaje a la comunidad aeronáutica y a los viajeros de todo el mundo.

Estamos, pues, asistiendo a un acontecimiento proactivo que habla muy bien del empuje de la aviación como sector punta.

E-mail: raviles0829@gmail.com

Revisa aquí la programación de: Diálogos Empresariales de Logística (de Grupo T21)

Comenta y síguenos en Twitter: @GrupoT21

  • Consulta la edición electrónica de la revista T21 de diciembre en este link
  • Suscríbete aquí al boletín de noticias de T21
  • Solicita tu suscripción a la revista impresa en: suscripciones@t21.com.mx