La importancia de los Sistemas Inteligentes de Transporte

Cuando se habla de transformación digital generalmente se hace referencia a espacios empresariales, industriales y hogareños en los que la tecnología ayuda a automatizar y a facilitar la realización de ciertos procesos. Pero el proceso de transformación digital también se ve presente en otros ámbitos como el sector urbano y los transportes terrestres.

Así es como surgen las soluciones para Sistemas Inteligentes de Transporte (ITS por sus siglas en inglés), el cual se basa en un conjunto de sistemas tecnológicos y aplicaciones informáticas creadas con la finalidad de mejorar la eficiencia y seguridad en el transporte terrestre, facilitando así la gestión y control del camino.

El uso de estos sistemas permite a los usuarios obtener cierta información sobre las redes de transporte y, con ello, garantizar su seguridad, prevenir accidentes, gestionar mejor sus rutas, ayudar a la conducción, entre otros usos prácticos.

Entre las soluciones más utilizadas en el desarrollo de estos sistemas encontramos cámaras de seguridad, sistemas de navegación en automóviles, reconocimiento de matrícula, cámaras de alta velocidad para monitorización, sistemas de conteo, sensores, entre muchos otros más.

Se sustentan mediante el uso de sistemas híbridos de comunicación, conformados principalmente por fibra óptica y soluciones inalámbricas. Mientras que la fibra óptica permite transmitir información en caminos amplios, la conectividad inalámbrica otorga la capacidad de llegar a zonas de difícil acceso, además, mediante nodos intermedios, permite enviar información desde las soluciones tecnológicas hasta los centros de datos.

Se hace uso de Centros de Datos Edge (instalaciones pequeñas cercanas al usuario final, que permiten tener una baja latencia y un alto tráfico de datos), para poder dar abasto a la necesidad de transmisión, recepción, análisis y almacenamiento de información proveniente de los distintos componentes tecnológicos del ITS. Estos a su vez, están conectados a Centros de Datos en la nube (instalaciones que resguardan datos facilitados por proveedores de servicios de almacenamiento externo)  para tener un control general del sistema.

Tomando como base la tecnología incorporada y sus principales usos, podemos asegurar que los beneficios de los Sistemas Inteligentes de Transporte son:

  • Mejor gestión del tráfico: Gracias al uso de aplicaciones móviles como Waze, Google Maps y otras, los usuarios de carreteras y caminos, pueden planificar mejor sus rutas y evitar contratiempos. Por otro lado, los sistemas de conteo permiten identificar el número de vehículos que recorren ciertas zonas, lo cual en conjunto a diversos sistemas inteligentes de rutas, permite a los responsables dichos caminos desarrollar planes para eficientarlos a mediano y largo plazo. Con ello, se busca reducir el número de atascos, accidentes y, por ende, de tráfico vial.
  • Mayor seguridad para el conductor: Dentro del ITS se desarrollan distintas herramientas tecnológicas que permiten prevenir accidentes hasta en un 90 por ciento. Es así como las estaciones meteorológicas, las cámaras de seguridad, los paneles de mensajería, las aplicaciones web enfocadas en tráfico vial, los radares para controlar el exceso de velocidad, los sistemas de IoT en automóviles y los detectores de vehículos, ayudan a prevenir posibles situaciones de riesgo para los automovilistas.
  • Mayor control sobre los caminos: Gracias a la implementación de soluciones para el inventario, se garantiza el estado adecuado para los elementos utilizados en carreteras. Además, los sistemas informáticos facilitan las operaciones de vialidad que deben realizarse. Otros métodos de control incluyen la realización de pagos por medios electrónicos (telepeaje), el uso de señales y anuncios sobre el estado del camino, y la aplicación de sistemas de seguridad para proporcionar información sobre el tráfico.
  • Ahorro económico: A medida que comiencen a implementarse los distintos sistemas de automatización y gestión de las carreteras y caminos, se tendrá un mayor control de las rutas, generando ahorros en combustibles y la reducción de gases de efecto invernadero, lo que representa no sólo un ahorro en el consumo de recursos, sino también un beneficio notorio para el cuidado del medio ambiente.

En sistemas carreteros ha habido un incremento con respecto a la implementación de ITS, impulsado por la incorporación de señalizaciones y de sistemas de seguridad para el conductor. Conforme la demanda de los ITS comience a crecer, habrá una mayor solicitud de soluciones tecnológicas, infraestructura de red y de software especializado para concretar proyectos en caminos y carreteras inteligentes. Al día de hoy, estamos al borde de empezar a instalar dichos sistemas e implementar esas tecnologías, para así tener caminos más seguros en un periodo aproximado de entre 3 y 5 años.

Uno de los grandes desafíos en la implementación de estas tecnologías es la penetración de los sistemas de comunicación en el país, puesto que hay conexiones avanzadas en zonas urbanas de gran relevancia, mientras que en poblados lejanos apenas se encuentran redes básicas o bien, ninguna red que sustente su comunicación.

En este sentido, el reto es impulsar la participación de distintos actores para poder concretar los proyectos carreteros desde sus bases: mientras que el sector público debe construir la infraestructura de los caminos, los proveedores de servicio (Internet y telefonía móvil) deberán ser el punto de enlace entre las instituciones públicas y el sector privado, el cual realizará las aplicaciones y tecnologías autónomas para que todo funcione adecuadamente.

De forma general, los retos para este sector implican ofrecer sistemas capaces de abarcar zonas geográficas amplias, propiciar el uso de redes con una conectividad y latencia eficientes, ofrecer a los operadores el acceso en tiempo real a información sobre el tráfico, y contar con una infraestructura de red robusta y escalable.

Te invito a revisar mi columna anterior: La automatización del transporte

Marco Damián actualmente es el gerente de Cuentas en México de Panduit. Es ingeniero en electrónica, cuenta con más de 15 años de experiencia como gerente en entornos locales y multinacionales, ha desarrollado su carrera en torno al marketing, las ventas y el desarrollo de negocios del sector de alta tecnología. Es un especialista en Centros de Datos, Transformación Digital e Internet de las Cosas (IoT).

Comenta y conecta con Marco Damián en Linkedin

Comenta y síguenos en Twitter: @GrupoT21

Banner julio 2022