De la tragedia y el escándalo a la responsabilidad

La tragedia es para una sociedad impactada por un evento perturbador: la muerte de más de 50 personas en contenedor (caja seca) con destino al norte de Estados Unidos. Murieron asfixiados. Es difícil imaginarse el proceso, un grupo de unas 60 personas: hombres, mujeres, niños… imaginar a qué temperatura subsistieron, por cuánto tiempo, cómo satisficieron sus necesidades fisiológicas básicas.

El escándalo es para la comunidad del comercio internacional en México y Estados Unidos; decenas de miles de embarques comerciales cruzan diariamente las fronteras entre los dos países, de ida y vuelta, es un concierto permanente, las autoridades aduaneras no pueden verificar cada uno de ellos, el volumen rebasa inclusive a la tecnología más avanzada. En el trayecto se genera además un incalculable intercambio de tractocamiones, contenedores, compañías involucradas: “sí, eso ya lo sabemos todos”, responderán, “pero como logística estamos orientados a la agilización”.

Y sí, el escándalo es porque las víctimas tuvieron que cruzar por México; ¿cómo cruzaron la frontera?, ¿los cruzó el mismo tractocamión, en la misma caja?, ¿qué documentos presentaron para el cruce de ese embarque?, ¿algún embarque de exportación ficticio?, ¿de qué empresa?, ¿quién expidió esa información falsa?, ¿la compañía de transporte no se dio cuenta?, ¿en dónde abordaron?, ¿se estaba rastreando permanentemente la caja?, ¿los equipos (caja y tractocamión) eran robados?, ¿quiénes se los robaron?, ¿se había reportado el robo?... y así surgen más y más interrogantes, y se encuentran más y más lagunas en la logística a causa de fallos en la seguridad para cadenas de suministro internacionales.

Eventos como este de San Antonio no es la primera vez que ocurren. Y sí, han pasado con drogas, con armas, etc.; ya dijimos que el volumen rebasa las medidas de seguridad y la tecnología, pero lo trágico y escandaloso es que ilustra más fehacientemente la deshumanización de los perpetuadores de estas actividades ilícitas, porque la frialdad para operar este tipo de aberraciones solo contrastaría con la transportación de judíos en la época del holocausto, lo cual todos sabemos que es producto de mentes enfermas y desquiciadas gracias a las evidencias presentadas y a la concientización en la que se ha trabajado para mejorar como humanidad.

Los negocios son fríos, me dirán; y sí, pero en un contexto global se deben de considerar a partir de un marco legal las mejores prácticas para apoyar el bienestar y la convivencia entre los involucrados, evitando riesgos potenciales que propicien condiciones para la pérdida de vidas humanas y es aquí cuando llegamos al término “responsabilidad”, donde cada elemento de ese sistema de logística debe reconocer la importancia de su rol para contribuir marginalmente con la seguridad de la sociedad; las autoridades proporcionan una base legal que garantizan un Estado de derecho en cualquier país, pero los empresarios (negocios lícitos) deben también reconocer su responsabilidad de proteger su operación ante cualquier amenaza, contribuyendo a fortalecer el bienestar de sus empleados y de la sociedad en su conjunto, finalmente toda empresa lleva un sentido filantrópico intrínseco.

Es trágico y escandaloso, particularmente en México, donde se están materializando actualmente muchas de las amenazas que la diversidad de transacciones propicia para disfrazar, corromper o alterar actividades lícitas y trasladarlas a prácticas de lavado de dinero, por ejemplo, al robo y contrabando de mercancías, incluso al narcotráfico; aprovechando los medios de transporte, en este caso contrabando de humanos, lo más cercano podríamos decir a la esclavitud moderna o al terrorismo.

Cuidado comunidad exportadora, empecemos por reflexionar el modelo CTPAT para la seguridad en cadenas de suministro internacionales en la primera sección del enfoque de seguridad corporativa, “Visión y Responsabilidad en Seguridad”, porque para Estados Unidos la seguridad nacional es un pilar de su economía, y ante la indiferencia de sus socios comerciales en este sentido, los requerimientos de seguridad en sus importaciones podrían ser mucho más estrictos en el corto plazo.

Revisa mi columna anterior: Trabajo forzado en cadenas de suministro internacionales

Víctor Chávez actualmente es el Director Ejecutivo del Clúster de Seguridad para el Comercio Internacional A.C.

Comenta en: vchavez@clusterdeseguridad.com

Comenta y síguenos en Twitter: @GrupoT21

T21