¿Cómo saber cuando una empresa requiere su propio departamento de envíos o el servicio de una plataforma logística?

Como experto en el mundo de la logística de última milla, me atrevo a decir que los retos más grandes a los que nos enfrentamos en esta gran industria son: sacar el máximo provecho de la tecnología para entregar en forma los productos con el cuidado que estos necesitan en el menor tiempo posible, para lograr una buena reputación de marca y sin gastos innecesarios que afecten a tu negocio.

A lo largo de estos años y con la evolución en la industria, he podido observar que uno de los aspectos más importantes para el cliente final es el corto tiempo de entrega, en donde se vuelve clave optimizar las rutas de transporte y gestionar la logística de los negocios para poder seguir creciendo.

Es por esta razón que las empresas de cualquier sector deben plantearse las siguientes opciones: crear su propio departamento de envíos o contar con un aliado que ayude a crecer y expandir su negocio.

Muchas personas prefieren tener en la medida de lo posible, el mayor control de lo que ocurre en sus empresas, por lo que deciden contratar colaboradores de manera interna para llevar a cabo los servicios logísticos, a pesar que en muchas ocasiones no es la mejor opción, ya que son múltiples tareas de distribución, seguimiento continuo, atención directa con el cliente final, inversión en programas tecnológicos, entre otros, en donde se requiere de alta capacitación y expertise para llevarlo a cabo de la mejor manera y con el mayor control posible para evitar malas experiencias o no alcanzar los resultados deseados.

En ocasiones sí es viable contratar personas internas para llevar a cabo la logística de envíos. Por ejemplo, cuando la empresa tiene pocos envíos y no cuenta con una alta demanda; cuando no tiene tiempos de entrega urgentes o específicos, o que no requiere una logística y planeación minuciosa para el proceso de envíos.

Implementar un servicio de envíos va más allá de contratar un equipo de personas para que hagan la entrega de los productos, ya que representa una importante inversión de tiempo y dinero en una operación que a lo mejor no es el objetivo principal y que se podría destinar en otros recursos como en la innovación del verdadero core del negocio.

Sin duda generar empleo es maravilloso, pero cada puesto de trabajo creado tiene una serie de costos fijos para la empresa y es posible que no baste con una sola persona para entregar a tiempo cada uno de los domicilios.

Con el rápido crecimiento de la industria tecnológica y logística, los directivos de las empresas deben concentrarse únicamente en sus respectivas tareas y contar con el apoyo de aliados que se encargan de la logística y solución de entregas a sus clientes, permitiendo a las pequeñas y grandes empresas poder vender y crecer sus negocios, sin necesidad de preocuparse por cuestiones del tamaño del comercio, logística, transporte, entregas y más.

Cuando una empresa se enfoca en lo que sabe hacer, y confía en el conocimiento de otros para fortalecer su negocio, está actuando con mayor asertividad, lo cual le permitirá impulsar su propio canal de ventas, aumentar sus entregas efectivas y responder a las expectativas de sus clientes.

Para concluir, pienso que es importante que las empresas, ya sean pequeñas, medianas o grandes, deben aliarse con soluciones logísticas que les permitan mejorar los tiempos de entrega y reducir los tiempos de espera de sus clientes, logrando cumplir con una de las características más importantes para los usuarios.

Revisa mi columna anterior: La importancia en la diversidad de las flotas de vehículos para mejorar la distribución logística

Comenta y sigue a Juan Pablo Pineda en Linkedin

Juan Pablo Pineda actualmente es Chief Operating Officer en Mensajeros Urbanos

Comenta y síguenos en Twitter: @GrupoT21

T21